Queso del Roncal elaborado gracias a energía solar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La empresa Quesos Larra ha remodelado sus instalaciones para hacerlas más sostenibles. La empresa navarra de Burgui, en el valle del Roncal, famoso por sus quesos, disponen ahora de energía solar térmica como principal fuente de energía para la elaboración de la cuajada. La instalación realizada fue obra de la empresa Vaillant.

Quesos Larra ha puesto en marcha unas instalaciones con capacidad para elaborar 110.000 kilogramos de queso a partir de 750.000 litros de leche de oveja. Uno de los elementos tenidos en cuenta ha sido la elección del sistema energético. Bordatxuri, empresa especialista en instalaciones de climatización con energías renovables y miembro de los socios en innovación de la empresa Vaillant, se ha encargado de asesorar sobre el sistema más apropiado para las necesidades definidas por los propietarios de la empresa Quesos Larra.

Dicho análisis concluyó con la adopción de la energía solar térmica como principal fuente energética para la producción de cuajada, recalentamiento de la misma, requesón y limpieza. Teniendo en cuenta que la Denominación de Origen Roncal exige la elaboración del queso con leche cruda, sin pasteurizar, y las temperaturas de la leche en su proceso de elaboración no superan los 35 ºC, las nuevas instalaciones cuentan con un sistema de calentamiento de leche instantáneo a 30 ºC para la cuajada y 35ºC para el recalentamiento. Toda esta energía genera mediante colectores solares térmicos.

Con todo ello, se consigue un importante ahorro energético y se respeta el medio ambiente. La instalación consta de treinta captadores Vaillant, modelo VFK 125, dos depósitos de inercia Vaillant, de tres mil litros cada uno, y de dos depósitos de ACS con serpentín Vaillant de quinientos litros cada uno.

Gracias a los depósitos de inercia de tres mil litros que se han instalado, y dependiendo de la temperatura que éstos hayan alcanzado, se puede aporta calor para cuajar la leche cuando en la parte baja de uno de los depósitos se alcancen los 45 ºC. Si se superan los 60 ºC, se aporta energía para el proceso de precalentamiento.

Además, la instalación está preparada para que la energía almacenada en los dos depósitos contribuya a otras partes del proceso de elaboración del queso, como el requesón y, además, puedan climatizar determinados lugares de la nave industrial a través de aerotermos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *