Un parque solar que cubrirá un vertedero


Qué mejor que una enorme manta solar fotovoltaica para cubrir un vertedero que ya no se usa. Es lo que sucederá en Salto del Negro, en Las Palmas de Gran Canaria. El vertedero fue cerrado por orden de la Unión Europea tras producirse una denuncia vecinal, ya que no cumplía la normativa medioambiental.

La empresa que gestiona el complejo de Salto del Negro dispone de un año para construir la instalación fotovoltaica. Según sus previsiones, tendrá una capacidad para producir 441.000 kilovatios al año. Además, se añadirá un aerogenerador que generará 110.000 kilovatios por año.

Con las placas solares y el aerogenerador se generará energía para el consumo del complejo carcelario que se completarán con pequeñas instalaciones de placas solares sobre cubierta en las plantas de tratamiento y otros edificios de la cárcel. La producción será equivalente a la que necesitan 1.280 hogares.

La consejera de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, María del Mar Arévalo, calificó como hito histórico la clausura del vertedero ilegal. En su opinión, no será posible volver atrás. El primer paso ya está dado: se ha clausurado el vertedero principal, que carecía de impermeabilización.

El siguiente paso será un proceso de estabilización de la montaña de basura mediante el control de emisión y extracción de gases, que concluirá con el sellado del vaso. Después, se iniciará la construcción de la instalación fotovoltaica y los aerogeneradores. Para completar todo el proceso de instalación, hará falta todavía, al menos, un año, según la consejera. Además, está previsto que se terminen las infraestructuras necesarias para poner en marcha un ciclo de tratamiento de la basura.

Tras el cierre del vertedero principal, la basura de la capital de la isla de Gran Canaria seguirá enterrándose en un vaso de vertido. La consejera Arévalo explicó que el municipio capitalino ocupará sólo un 5% de la superficie de este vaso intermedio, mientras se acondiciona la otra parte para que los otros doce municipios que han tenido que usar otros lugares puedan volver. Está previsto construir otro vaso, que, unido al intermedio, sumarán 4.700 metros cuadrados de superficie y tendrán una vida útil de 17 años. Aunque si los ciudadanos reducen su cantidad de basura, reutilizan y reciclan, ese tiempo podría aumentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *