Arte solar y comprometido


Siempre han existido artistas, de diferentes disciplinas, que piensan que el arte tiene una función más allá de la meramente estética, esto es, que el arte también puede cambiar el mundo, la sociedad, que puede ser una forma de protesta, de reivindicación, de compromiso con el mundo que al artista le ha tocado vivir. Blas de Otero, Bertolt Brecht… En la época actual, el medio ambiente es uno de los temas que los artistas comprometidos con su tiempo no pueden dejar de tratar.

Alexandre Dang es uno de estos artistas comprometidos con el medio ambiente. Especialmente, trata de concienciar a la gente sobre el potencial de las fuentes de energía renovables y el desarrollo sostenible. Su obra usa la energía solar como fuente energética para sus piezas de arte en movimiento.

Según este artista, el sol proporciona diez mil veces más energía de la que los seres humanos necesitan. Sin embargo, en una sociedad tan evolucionada como la que nos ha tocado vivir, casi dos millones de personas aún no tienen acceso a la electricidad. Esta injusticia energética es el tema principal que quiere abordar este comprometido artista. Arte con enfoque científico y humanista, además de una indudable preocupación por el medio ambiente.

Una de las piezas emblemáticas del trabajo artístico de Alexandre Dang es Dancing Solar Flowers (Baile de flores solares, en traducción libre). Cada una de estas flores solares tiene un motor con una célula solar fotovoltaica que convierte la luz en electricidad y permite a la flor moverse. Cada flor se mueve de forma autónoma, según la exposición a la luz que reciba. Las flores se mueven incluso con poca luz, a la sombra o si reciben luz indirecta.

Además de su trabajo artístico, Alexandre Dang apoya y colabora con la asociación internacional Solar Solidarity, que tiene como objetivo la comunicación sobre el potencial de las fuentes renovables de energía a través de exposiciones, así como la recaudación de fondos para apoyar proyectos de energía solar y de electrificación en países en desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *