El fin de la Edad del Petróleo


Según la Historia, el ser humano, en la Prehistoria, pasó por la Edad de Piedra, por la Edad del Bronce y, finalmente, por la Edad del Hierro, llamados así por la importancia de esas materias primas para el desarrollo socioeconómico de la civilización. Según ese razonamiento, algunos autores afirman que, en la actualidad, estamos viviendo la Edad del Petróleo. Pero, también, que está a punto de terminar.

Todo ello no significa que ya exista hierro, ni siquiera que no haya objetos que se puedan fabricar con piedras, si es lo más conveniente. Lo que implica es que se pasa a una época en que se usa una materia prima más eficiente. Pero el siguiente paso que debe dar la Humanidad no es la mejora en la eficiencia energética, que también, sino el uso de materias primas y tecnologías que ofrezcan un respeto por el medio ambiente. El cambio climático no deja opción.

La tecnología creada por el ser humano ha hecho que éste evolucione y ha marcado su desarrollo económico y social. Desde la rueda y la agricultura hasta el uso de combustibles fósiles y la máquina de vapor. Ahora no encontramos en el inicio de un nuevo modelo, que nadie sabe cómo será, pero que seguro que será marcado por las energías renovables y por Internet, las nuevas tecnologías y un nuevo modo de comunicación global.

Expertos debaten qué futuro energético espera al mundo, que es tanto como decir qué futuro económico tendremos. Sin duda, el paso obligado es reducir, lo antes y más rápidamente posible, el consumo de petróleo. Y, por tanto, impulsar el desarrollo de las energías renovables, además de tratar de ahorrar energía y aumentar su eficiencia.

En España, el objetivo es conseguir una importante reducción en el consumo de petróleo hasta 2020, sustituyéndolo por energías renovables, pero también disminuyendo progresivamente el consumo de energía. El ahorro es una pieza fundamental en ese nuevo paradigma económico y energético.

Uno de los sectores que ralentizarán el cambio es el sector de los transportes por carretera. La resistencia de los fabricantes de coches es muy fuerte y hay que lograr un pacto si se quiere avanzar en la consecución de una nueva economía verde. Casi todos nos movemos en coches, en aviones, en autobuses, y casi todas las mercancías viajan en camiones, en aviones y en barcos alimentados con derivados del petróleo.

El cambio de modelo energético será la siguiente revolución económica. Y, según los expertos, pasará por la desaparición del 50% del petróleo, la mitad por el ahorro y otro tanto por el uso de las energías renovables. Es una nueva era y en cabeza estarán los países que se preparen desde ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *