Las petroleras también quieren luchar contra el cambio climático

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

energia-eolica
Cuando parece que el mundo entero tiembla ante la posibilidad de que Trump, el próximo presidente de los Estados Unidos, prime los hidrocarburos frente a las renovables, las mismas compañías petroleras se mueven a favor de éstas.

Ocurrió antes de la sorpresiva elección de Trump, pero no por ello deja de resultar esclarecedor al respecto. Sobre todo porque, a diferencia de la visión trumpista, el negacionismo climático no forma parte de la filosofía empresarial.

Decididas a empezar a remar a favor de la corriente, -sabedoras de que corren malos tiempos para los hidrocarburos-, las principales compañías petroleras como Shell, BP, Repsol, Royal Dutch Shell, Total o Saudi Aramco, entre otras, buscan crear un fondo de inversión para desarrollar tecnologías limpias.

Investigación y desarrollo

El proyecto está rodeado de secretismo. Se espera concreción en los detalles próximamente pero, por lo pronto, lo importante es el paso dado. Aún así, crear este vehículo de inversión no deja de ser una huída hacia adelante.

El sector energético más privilegiado de la era industrial y postindustrial ve cada vez más cerca la evolución del mundo hacia una sociedad baja en carbono y para no quedarse fuera de juego lo suyo es unirse al enemigo.

Asi las cosas, apostar por las energías renovables ha entrado en su agenda. Puesto que el tráfico rodado es una de las áreas que más va a cambiar, en una de sus iniciativas se centrarán en el desarrollo de tecnologías que logren aumentar tanto la eficiencia del combustible como de los motores. Lógicamente, sin contribuir al cambio climático.

También ha trascendido la intención de trabajar en la mejora de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono, especialmente su coste. Sobre todo, se enfocará a la captura de las emisiones producidas por las plantas de combustión de combustibles fósiles. Se pretenden inyectar en cuevas subterráneas, una solución más que discutible, por otra parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *