Energías renovables del futuro

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Que las energías renovables sean el futuro no significa que todas ellas sean igual de útiles o eficientes ni que tengan la misma proyección. Muy al contrario, sus potencialidades son distintas y a su vez dependerán de las nuevas tecnologías que vayan descubriéndose o también perfeccionándose.

La explotación de fuentes renovables está centrada de forma principal en la energía solar y eólica. De hecho, además del auge de la fotovoltaica a nivel doméstico y de los parques solares, están construyéndose enormes granjas solares en distintos desiertos del mundo y, por otro lado, la electricidad se obtiene de forma cada vez más mayoritaria a partir de la fuerza del viento, gracias a gigantescos parques en los que no cesan de girar las turbinas, aunque el gran problema que tienen ambas energías es su difícil almacenamiento.

Por lo tanto, en buena medida su futuro dependerá muy mucho de la resolución de esta cuestión, algo nada fácil pero que constituye todo un reto que se intenta superar con ímpetu desde distintas áreas científicas.

Energías solar y eólica

Sea como fuere, al creciente protagonismo de la eólica también se le suman unas buenas perspectivas para la energía solar, cuya tecnología abaratará sus precios en un futuro próximo, potenciando el autoconsumo. En 2016, sin ir más lejos, se espera que cubra el 10 por ciento de la demanda de energía a nivel mundial, y que este porcentaje no deje de incrementarse.


Según un artículo publicado por la revista The Futurist, en 2014 habrá una fuerte inversión de parques eólicos en Alaska, Canadá, Rusia y zonas costera del norte de Europa, y la electricidad que abastecerá a esta última procederá en un 30 por ciento de la eólica. Actualmente, sin ir más lejos, la eólica es la energía que más potencia aporta a la red eléctrica en Estados Unidos y los planes nacionales de la inmensa mayoría de los países se apoyan en la eólica y la solar para reducir la dependencia de otras fuentes, como la nuclear o los combustibles fósiles: Alemania, Japón, China, Suecia y un larguísimo etcétera.

El grafeno y la biomasa

El grafeno no podía dejar de mencionarse si de energías del futuro se habla, ya que este revolucionario material -descubierto en 2004 por investigadores rusos- con toda probabilidad conseguirá un increíble aumento de la eficiencia energética de la energía solar fotovoltaica.

Además de la geotermia, cuyo enorme potencial todavía está por explotar, la biomasa tiene un campo de actuación importante en múltiples áreas, como la automoción. Aludiendo de nuevo a The Futurist, en 2020 la gasolina sólo se utilizará en un tercio de los coches en Estados Unidos. El resto serán eléctricos y de biomasa y una década más tarde casi todos los turismos electricos funcionarán con electricidad verde, es decir, proveniente en su totalidad de energías renovables.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *