Gran potencial para desarrollar la solar en Sudáfrica

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Sudáfrica va a apostar por las energías renovables. Es un país que está creciendo económicamente y va a necesitar más energía. Actualmente, depende en buena medida del carbón. Así que, si quiere crecer de una forma sostenible no tiene otro camino que impulsar las energías limpias.

En especial, tiene un enorme potencial para desarrollar la energía solar a través de la tecnología de concentración, mediante la generación de energía a temperaturas extremas. El Gobierno del país africano está identificando las tecnologías adecuadas, su localización óptima y, por último, presentará un plan a gran escala.

La solar de concentración está dando sus primeros pasos en Sudáfrica, pero promete convertirse en una de los métodos de energía básicos para el país. El Departamento de Energía está promoviendo la energía de concentración solar en Sudáfrica a través del Programa de Contratación de Productores Independientes de Electricidad de Fuentes Renovables de Sudáfrica (REIPPPP, por sus siglas en inglés).

La compañía estatal Eskom, por su parte, también planea proyectos de solar de concentración, así como la financiación de diversos parques solares.

Para Mohsin Seedat, de la consultora KPMG en Johannesburgo, la tecnología de concentración presenta una clara ventaja frente a la fotovoltaica, ya que permite soluciones de almacenamiento fiables y eficientes. En su opinión, el futuro de esta tecnología solar en Sudáfrica dependerá del almacenamiento, de la planificación de la red y de la disponibilidad de gas natural.

En competencia con el gas natural


Del mismo modo, como el resto de renovables, también tiene cierta dependencia de las subvenciones que pueda recibir. Se ve favorecida, por otra parte, por su rebaja de costes frente a otras fuentes de energía como el carbón, la nuclear y la turbina de gas con ciclo combinado alimentada con gas natural licuado.

Sudáfrica está explotando sus recursos de gas de esquisto en el Karoo, una meseta semidesértica a varios cientos de kilómetros al noreste de Ciudad del Cabo. El Gobierno sudafricano apoya esta exploración. Pero esto supone apoyar la fractura hidráulica y los costes medioambientales que conlleva y muchos ciudadanos están en contra de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *