La energía solar podrá almacenarse en líquidos

energia
En un momento en el que hay toda una carrera por conseguir almacenar mayor cantidad de energía para abastecer determinadas instalaciones y, sobre todo, para ganar en autonomía, llega un nuevo avance que puede cambiar considerablemente la situación en el sector de las energías renovables. Un equipo de científicos suecos ha logrado almacenar la energía solar en un líquido. ¿Cómo es posible?

El desarrollo

Este último avance ha sido desarrollado por un equipo de científicos de la Universidad Tecnológica de Chalmers, en Gotemburgo (Suecia). En concreto, la investigación se ha centrado en crear un fluido químico, que tiene la particularidad de que puede almacenar energía solar durante años.

Y eso no es todo porque este líquido también tiene otras características como realizar un almacenamiento altamente eficiente, siendo posible liberar la energía en forma de calor cuando se necesita.

Estas son las principales novedades de este fluido químico, que los investigadores han calificado como nueva técnica de aprovechamiento de la energía solar ‘Sistema solar térmico molecular’.

energia-solar
Un novedoso sistema sobre el que inciden en dos de sus principales ventajas: la mayor eficiencia y longevidad en comparación con otros sistemas de almacenamiento actuales. Además, puede soportar más de 140 ciclos de almacenamiento y liberación de energía con una degradación que es insignificante.

Y, ¿cómo es posible? La clave está en que el líquido funciona como una batería recargable. Sin embargo, la diferencia está en que, en lugar de electricidad, la radiación solar es la que se libera en forma de calor cuando se demanda.

El fluido

Aunque los investigadores hablan de fluido, en realidad este sistema se basa en una molécula en forma líquida en la que el equipo de científicos lleva trabajando desde el año 2017.

En su composición, destaca la presencia de carbono, hidrógeno y nitrógeno. Esto hace que, al ser expuesta al sol, los enlaces entre los átomos se reorganicen y se convierta en una nueva versión energizada de sí misma, que se llama isómero.

La energía solar queda así atrapada entre los enlaces químicos del isómero, permaneciendo allí aunque la molécula se enfríe a temperatura ambiente.

Artículos relacionados:

Toyota diseña la ciudad del futuro que funcionará con energía solar e hidrógeno

La energía solar llega a los carritos de helados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *