Las primas a las eólicas compensan ante la subida del precio del petróleo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Algunas personas critican que las energías alternativas tengan que recibir primas para ser rentables económicamente. Reducen su valor únicamente al valor monetario. Una mentalidad que hay que cambiar. El valor medioambiental de la energía limpia compensa con creces lo que gasta el Estado, el ciudadano o las eléctricas en las primas, en las subvenciones.

Pero, aunque sólo se tenga en cuenta lo que cuesta en dinero, las renovables son un buen negocio. Ya que, con la escalada de precios del petróleo (una subida que no parece que se vaya a detener en los próximos años), apostar por las renovables es rentable. El barril de crudo Brent se ha encarecido 19 dólares desde que comenzó este año 2011, lo que ha supuesto un coste para el Estado español de unos 11.200 millones de euros. Con esta cantidad de dinero, se podrían pagar casi seis años de primas a la eólica si se mantienen en el nivel actual.

Seis años de energía limpia tiene mucho valor, tanto en los beneficios que supone para el medio ambiente, como en los beneficios para la salud humana, sobre todo por el ahorro en tratamientos de enfermedades respiratorias.

Según el cálculo del Gobierno de España, cada diez dólares de subida del petróleo, suponen para las arcas del Estado unos 6.000 millones de euros. Por otra parte, y según datos de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), la retribución total a la eólica en 2010 (que incluye las primas más el precio que se cobra en el mercado) fue de 3.223 millones de euros, con lo que aumentó un 10,8% en comparación con 2009. La producción de energía eólica creció en 2010 un 14,6%, hasta 42.642 gigavatios por hora (GWh). De este modo, la generación eólica aumentó más que la retribución total.

Por tanto, de la retribución total, 1.936,8 millones correspondieron a las primas, lo que representa el 36,7% de lo que percibieron las renovables. La eólica representó el 72% de la energía renovable (en régimen especial, sin incluir gran hidráulica) que se produjo en España en 2010 (casi el doble que las primas) y cubrió el 16,4% de la demanda eléctrica.

La retribución media percibida por la eólica en 2010 fue de 77,93 euros por megavatio por hora, un 3,3% menos que en 2009. La Comisión Nacional de la Energía había calculado que las primas a la eólica serían 132 millones menos en 2010 de lo que en realidad han sido, fundamentalmente porque fue un año de mucho viento.

Así que, cuando políticos, empresarios, inversores y periodistas, discutan el asunto de las primas, sería conveniente que pusieran sobre la mesa todos los datos. Tal vez las primas a las renovables pueden ser más rentables para los ciudadanos que seguir usando energías contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *