Un paso más en la construcción de instalaciones de energía eólica

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La empresa Deepwater Wind proyecta lo que será un hito en las grandes construcciones de parques de energías limpias. Esta empresa, con sede en Providence, Rhode Island, ha diseñado lo que se convertiría en el mayor parque eólico en aguas de Estados Unidos. Y en el situado en aguas de mayor profundidad.

El proyecto pretende generar un total de mil megavatios de potencia eléctrica y se ubicará a una distancia de entre 30 y 45 kilómetros de la costa de Rhode Island y Massachusetts, en la costa este de Estados Unidos. Los aerogeneradores estarían situados a una profundidad de 52 metros.

La idea es que, al situarse en aguas más profundas, las turbinas aprovecharán más viento y más fuerte. Por tanto, generarán más energía. Para completar la instalación, se construirán unas enormes turbinas que generarán, cada una de ellas, más de 5 megavatios de potencia, con sus aspas girando a más de 150 metros sobre el nivel del mar. La dificultad, evidentemente, es asentar de una forma fiable los aerogeneradores.

Para conseguir que los aerogeneradores resistan los embates del mar y del viento, se construirán unas plataformas de acero con cuatro columnas apoyadas sobre el fondo marino. A medida que la profundidad del agua aumenta, el diámetro de la columna que sujeta el aerogenerador, si es sólo una, tiene que aumentar de manera exponencial, lo que no resulta económicamente rentable en aguas a mayor profundidad de veinte metros. De ahí que se haya optado por un diseño donde el peso de todo el aparato reposa en cuatro columnas en vez de en una sola. Este diseño de cuatro patas es el que usan normalmente las plataformas de extracción petrolífera y de gas natural.

Ya se han probado unas turbinas con este diseño. Fue en 2007 en un proyecto piloto en el Mar del Norte, conocido como el Proyecto Demostrador de Parques Eólicos Beatrice. Dos turbinas de 5 megavatios cada una montadas sobre una torre de cuatro patas a 45 metros de profundidad. Esta innovación en el diseño puede marcar un antes y un después en la energía eólica marina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *