¿Qué es la energía eólica marina?


Básicamente, podemos definir la energía eólica marina, también conocida como eólica en alta mar u offshore, como la obtenida a partir del aprovechamiento del viento del mar.

A diferencia de los parques eólicos terrestres, constituyen centrales de este mismo tipo instaladas en los océanos para aprovechar la fuerza del viento en el entorno marino. No en vano, incluso llega a doblarse la potencia obtenida gracias a su forma de soplar, más frecuente y constante que en la tierra.

La infraestructura en el mar es más costosa que en tierra firme, pero también es superior su rentabilidad. En principio, las turbinas suelen fijarse sobre un dique seco que se ubica en la plataforma marina, y ello influye en su menor altura, si bien los aerogeneradores pueden ser más grandes.

Mayor producción

Al margen del mayor o menor impacto sobre el ecosistema en el que se sitúan, un asunto muy polémico en ocasiones, se trata de una fuente de energía eléctrica sostenible que tiene ventajas similares a la opción terrestre, si bien la capacidad de producción es mayor.

La amortización de las turbinas, pongamos por caso, nos da una clara idea de su gran sostenibilidad, pues cada una de ellas puede producir la energía gastada en su creación en no más de tres meses de funcionamiento, cuando su vida útil ronda los 25 años. Con respecto a los combustibles fósiles, por ejemplo, su impacto ambiental es mucho menor.


Lógicamente, la elección de una adecuada ubicación es fundamental para obtenerse buenos resultados, si bien no resulta nada fácil encontrar lugares libres, que no se encuentren en medio de rutas marítimas comerciales, que molesten a la actividad pesquera o que no estén protegidas. En este aspecto, por otro lado, Europa destaca a nivel mundial.

Por último, señalar que la distribución de la electricidad producida se realiza mediante su evacuación desde su centro de transformación mediante por redes eléctricas, hasta su destino: hogares, alumbrado público, fábricas, etc.

2 comentarios

  1. La eólica off-shore parece ya una opción real para generar energía a un precio competitivo. Se debe tener mucho cuidado a la hora de evaluar la idoneidad socio-económico-ambiental de los emplazamientos, ya que los impactos en ciertas ubicaciones pueden ser difíciles de justificar. En ocasiones, se ha permitido ubicar parques eólicos en emplazamientos no del todo convenientes (por decirlo de forma suave). Desde Naider vemos conveniente tratar de evitar que con la eólica off-shore, que está ahora despegando, ocurra lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *