Las energías marinas, claves para crear empleo y para contribuir en la recuperación de la economía europea

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Crecimiento Azul es el nombre del informe que ha presentado la Comisión Europea con “indicaciones prometedoras sobre el crecimiento económico y las perspectivas de empleo en la economía marítima y marina para contribuir a la recuperación de Europa”, reza el documento.

Dentro del sector de la economía marítima y marina se incluyen las opciones más novedosas y ecológicas, es decir, los “sectores nuevos y en crecimiento como las energías renovables marinas y la biotecnología marina o biocombustibles“, considerados factores que pueden acabar siendo claves para crear puestosd e trabajo, así como ofrecer energías más limpias, amén de una larga serie de productos y servicios.

El objetivo del estudio Crecimiento Azul no es otro que ofrecer un panorama general de las perspectivas de futuro del sector como un conjunto capaz de sacar del bache a Europa o, al menos, de ayudar a lograrlo de forma significativa. Con este objetivo, el trabajo concluye que los recursos marinos y marítimos considerados de un modo amplio tienen un gran potencial que no tardará en demostrarse.

Se considera que puede producirse un importante despegue de estos sectores en los próximos años, sobre todo porque existe un gran potencial de innovación y de creación de puestos laborales. Mundialmente, el estudio prevé que la capacidad instalada de energía marina mundial se multiplique por dos en un futuro cercano, lo que supondrá una comercialización de tecnologías a un menor coste tecnológico de forma especial para las energías undimotriz (producida por el oleaje) y mareomotriz.

Además, el documento espera que la biotecnología marina experimente un tremendo avance en los próximos años. En una década, sin ir más lejos, la Comisión Europea considera que este sector se convierta en proveedor de mercados tan masivos como el de los cosméticos, alimentos, medicamentos, productos químicos y, por supuesto, el de los biocombustibles.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *