Australia permite nuevas extracciones petrolíferas


Una de las más recurrentes mentiras de los gobiernos es afirmar que se está apostando por las energías limpias y renovables para no depender de los combustibles fósiles. Mientras se afirma esto, y a pesar del muy reciente accidente de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México, se siguen dando permisos para que las compañías petroleras realicen prospecciones en el mar.

Esta vez ha sido Australia el país que ha dado el permiso a la empresa británica BP (precisamente la responsable del vertido en el Golfo de México) para realizar una prospección de petróleo y gas frente a la costa sur del país. Al Gobierno australiano le ha bastado que la compañía BP haya afirmado que ha aprendido de los errores cometidos en el derrame del Golfo de México y ha prometido nunca volverá a suceder algo parecido. ¿Cuántas veces lo han prometido ya?

El ministro de Energía de Australia, Martin Ferguson, ha señalado que BP ha prometido subsanar por completo lo ocurrido en el incidente de la Deepwater Horizon. El accidente dejó once trabajadores muertos y arrojó 4,9 millones de barriles de petróleo en las aguas del Golfo de México.

“Estoy convencido de que hemos puesto en marcha el proyecto con las garantías adecuadas teniendo en cuenta el compromiso de BP para trabajar con el gobierno y los organismos reguladores para asegurar los más altos estándares de seguridad para llevar a cabo este trabajo”, ha comentado Ferguson.

Australia está ofreciendo nuevos contratos de arrendamiento porque necesita cubrir su creciente demanda de energía. En otras palabras, para el Gobierno australiano es esencial encontrar petróleo en alta mar. El país tiene un 16.000 millones de dólares australianos en déficit comercial de petróleo crudo, productos refinados y gas licuado de petróleo y, además, se espera que aumente en los próximos años, probablemente hasta los 30.000 millones.

Australia no quiere quedarse sin energía ni depender de su importación. Pero, en vez de apoyar métodos limpios, renovables y ecológicos, apuesta por encontrar el poco petróleo que debe de quedar en el planeta. Para ello, BP hará pruebas y estudios para localizar el lugar exacto donde ubicar las cuatro nuevas plataformas, que comenzarán a perforar, presumiblemente, en 2013 o 2014. En total, explorará un área total de 24.000 kilómetros cuadrados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *