Carbon Nation, documental que aboga por las energías renovables

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Carbon Nation es un documental que fue presentado en octubre de 2010 en el Tallgrass Film Festival celebrado en Wichita, Kansas (EE UU). En 2011 se estranará de forma comercial en Estados Unidos y en el resto del mundo.

Este documental se presenta como una película que ofrece soluciones al cambio climático, incluso para los que no creen en el cambio climático, como reza el lema de la película (así que también se ha hecho para el ex presidente Aznar).

Su director, Peter Byck, cuenta que comenzó a ser consciente del cambio climático en 2006 y, de inmediato, quiso saber si existían soluciones. Así, reunió a un equipo de producción audiovisual con el que comenzó a buscar a innovadores y empresarios que estaban sentando las bases para un futuro de energía limpia. Entre otros, Bernie Karl, un pionero en energía geotérmica en Alaska o la asociación Green Hawks, un grupo que pertenece al propio Departamento de Defensa de Estados Unidos, lo que demuestra que, para este país, el cambio climático es un tema de seguridad nacional. En definitiva, diferentes personas de distintos países, instituciones y sectores con algo común: creen que el ahorro de energía y el uso de las energías limpias y renovables son esenciales para luchar contra el cambio climático e, incluso, para lograr una correcta salud pública.

Carbon Nation se aproxima a este peliagudo tema de forma optimista. Lo que quiere es mostrar lo que hace la gente para impedir que el cambio climático siga produciéndose. Y resalta el papel que puede desempeñar la tecnología en esta lucha.

Para realizar el documental entrevistaron a más de 200 personas, desde científicos y empresarios hasta gente común y corriente. Aunque el planteamiento del documental es sencillo y humilde, su objetivo final no deja de ser ambicioso, pues se trata de convencer al mayor número de personas posibles, a través del entretenimiento y la información, de por qué es una buena idea pasar a una economía que reduzca e, incluso, elimine las emisiones de carbono. Optimismo y pragmatismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *