Cáscaras de gamba para almacenar energía renovable

gambas
Las gambas son muy valoradas en la gastronomía. Pero, ahora, también van a serlo en otras áreas como las energías renovables. La clave está en que en su cáscara hay quitina, que es una de las bases de un sistema para producir electrodos de baterías de flujo de vanadio, que se emplean para almacenar energías renovables.

El sistema

Este sistema es fruto de un proyecto de investigación que se ha llevado a cabo en el MIT en el que se propone usar la quitina de la cáscara de las gambas para producir baterías de flujo de vanadio.

El resultado de esta investigación, que ha sido publicada recientemente en la revista ACS Sustainable Chemistry & Engineering, es importante porque las baterías de flujo redox de vanadio no proporcionan una alta densidad energética, pero sí ofrecen un gran volumen de almacenamiento a bajo coste.

Una particularidad por la que se convierten en idóneas para almacenar energías renovables como, por ejemplo, la eólica y solar, que se caracterizan por su producción intermitente.

gambas

La quitina

La elección de la quitina no es casual. Es un polisacárido que está presente en el exoesqueleto de los crustáceos e insectos y que presenta la particularidad de tener carbono y nitrógeno, que se incorporan a la estructura del electrodo durante el proceso de transformación y mejora de su rendimiento.

El nitrógeno tiene beneficios en la estructura química del electrodo porque favorece la transferencia de los electrones procedentes de los iones de vanadio. Además, es habitual que emplee carbono para que el flujo de electrones sea posible de un lado a otro de la batería.

Pero, sobre todo, uno de los aspectos más importantes de este proyecto es poner en valor la quitina procedente de la cáscara de las gambas y que es un deshecho. Con esta iniciativa se consigue aprovechar y apostar por biomateriales para que los electrodos sean más sostenibles.

Artículos relacionados:

Una investigación diseñará baterías más sostenibles para energías renovables

Nuevos pasos para utilizar baterías de iones de litio en coches eléctricos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.