Nuevos pasos para utilizar baterías de iones de litio en coches eléctricos

baterias
Las baterías de iones de litio son habituales en smartphones, ordenadores portátiles y otros gadgets para garantizar su autonomía. Sin embargo, a pesar de su capacidad de almacenamiento, todavía no pueden utilizarse con eficiencia en los coches eléctricos. Un nuevo uso que, ahora, podría estar más cerca gracias a nuevas investigaciones, que suponen un importante paso hacia adelante.

Los problemas

Las baterías de ion de litio han sido un avance clave en la electrónica para que los dispositivos portátiles puedan funcionar sin problemas de energía en cualquier lugar. Un uso que no es posible utilizarlo a todos los aparatos electrónicos.

Es el caso del coche eléctrico. El motivo no es otro más que estas baterías todavía no tienen la capacidad de almacenar energía suficiente por lo que no es posible extender su uso a gran escala en este segmento.

Otro de los problemas que deben también solucionarse es el hecho de que la mayoría de estas baterías convencionales emplean en sus cátodos metales que son tóxicos y contaminantes, además de llevar asociados problemas de seguridad.

baterias
Son problemas en cuya solución se va avanzando. Por ejemplo, los cátodos de óxidos de metales de transición ricos en litio se están empezando a utilizar para reemplazar una parte de la tecnología actual.

La ventaja de estos cátodos es que almacenan mayor densidad de energía que los convencionales, aparte de ser más seguros y respetuosos con el medioambiente. Otro punto que juega a su favor es su menor coste económico. No obstante, tienen el inconveniente de que una buena parte de la densidad de energía se pierde en el primer ciclo de carga y descarga.

Las soluciones

Para tratar de solucionar estos problemas, investigadores de la Universidad de Oxford han diseñado nuevas estrategias para fabricar una nueva generación de baterías de iones de litio más eficientes y seguras.

Los investigadores han estudiado dos tipos de cátodos muy semejantes en su composición, pero con la particularidad de presentar comportamientos distintos. Uno de ellos pierde densidad de energía en el primer ciclo, mientras el otro no la pierde.

Esta diferencia se produce por la formación en uno de ellos de una superestructura nueva, que previene la reestructuración durante el primer ciclo de carga y descarga. Esto avance abre uno de los cuellos de botella con los que se había topado el desarrollo de esta tecnología.

Artículos relacionados:

Baterías recargables más verdes y duraderas

Baterías de madera para almacenar energía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *