Crecimiento económico y demanda de energía


Crecer económicamente demanda más energía. Y, si ese país que crece no es capaz de producir suficiente energía, tendrá que adoptar diversas medidas: importar energía del exterior, subir el precio de la electricidad o, incluso, llegar a aprobar restricciones en ciertas regiones o a ciertas horas del día.

China se tendrá que enfrentar a este problema durante los siguientes meses. La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), máximo planificador económico del país, ha señalado que tendrán que aumentar las importaciones de energía. China espera sufrir una grave falta de energía el próximo verano, la época de máximo consumo energético. Esto, unido al rápido crecimiento de la producción industrial, puede significar que, algunas regiones del país, sufran la falta de suministro de carbón y petróleo.

Según algunos cálculos, se podría llegar a una falta de energía de más de treinta millones de kilowatios este año. China redujo sus importaciones netas de carbón en 13,56 millones de toneladas en los primeros cuatro meses de 2011, un 27,2% menos interanual, lo que es una buena noticia para la lucha contra el cambio climático. Por contra, ha aumentado el uso de gas natural para la generación de energía. Las plantas energéticas que funcionan con gas en seis provincias han triplicado el suministro de electricidad. Las importaciones de gas natural han aumentado muy rápido.

A pesar de la escasez energética, China garantiza el suministro de energía para uso residencial (que constituye el 13% de la demanda total nacional) y para el sector público, sobre todo, en escuelas y hospitales.

Parte de esta falta de energía se debe a las graves sequías que han azotado el país y que han causado una enorme disminución en la producción hidroeléctrica. También hay que tener en cuenta que sectores industriales como el de la construcción o el químico experimentaron un aumento en los primeros cuatro meses del año. Hay un desequilibrio entre la producción industrial y la falta de suministro energético en algunas zonas. De hecho, algunas provincias ya han establecido racionamientos de energía desde abril para asegurar el suministro residencial y la cantidad de electricidad administrada a fábricas de alto consumo energético ha sido reducida en varias regiones.

Por último, el Gobierno chino ha aumentado los precios de la electricidad una media de 0,0167 yuanes por kilowatio/hora para el sector industrial, el comercio y la agricultura en quince regiones. Desventajas de un crecimiento económico que no es ni racional ni sostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *