Qué son y para qué sirven los reflectores solares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Pantallas reflectoras
Cuando falta luminosidad en un patio oscuro, en cualquier estancia del hogar o espacio interior, los reflectores solares pueden ser una alternativa ecológica que permite solucionar el problema de forma natural.

Aportando luz de forma selectiva, son una interesante solución para los patios de luces que, por desgracia, no acaban de hacer honor a su nombre, bien por el número de alturas como por su estrechez. A su vez, se utilizan para aportar una luminosidad extra en cualquier estancia del hogar, como fachadas que dan al norte, habitaciones que estén a la sombra o, por ejemplo, lugares poco luminosos donde la falta de luz a lo largo del día obliga a utilizar la luz eléctrica.

Otra manera de aprovechar la energía solar

Por lo tanto, nos permite abaratar la generación de energía, tanto renovable como no renovable al ahorrar energía, tanto para iluminar la estancia con bombillas como para ahorrar en calefacción, pues también aportan calidez. De hecho, son un complemento idóneo para los hogares que tienen paneles fotovoltaicos o como elemento a incorporar en casas bioclimáticas.

En ambos casos se aprovecha la energía solar, una energía limpia, la fuente renovable más abundante, para alcanzar la luminosidad necesaria, aproximadamente de 50 lux (la unidad de medida de claridad luminosa) para ver bien y alrededor de 200 lux para leer o trabajar. A su vez, la luminosidad es esencial para el bienestar psicológico.

Los reflectores solares hacen posible aprovechar este recurso natural de múltiples formas, instalándolos en en puntos estratégicos de las edificaciones. Son superficies especialmente diseñadas para este uso, que captan la luz solar y la redirigen donde no la hay o allí donde queremos que haya más luminosidad.

Existen varios tipos, desde superficies sencillas con gran poder reflectante, como las que pueden verse en la imagen hasta otros más complejos, que incluyen heliostatos y van moviéndose para absorber la luz y luego reflejarla donde interese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *