Desafíos para que las renovables despeguen

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Granja eolica
Las energías verdes son el futuro, dicen los expertos. Sin embargo, todavía tienen muchos desafíos que superar para poder despegar de forma imparable, dejando en un segundo plano a los combustibles fósiles.

Sus obvias ventajas no acaban de tener el suficiente peso como para desplazar al petróleo y otras fuentes de energía no menos peligrosas a nivel ambiental, en especial la nuclear o incluso la hidroeléctrica, menos contaminante pero no por ello deja de afecta a los ecosistemas y al ciclo hidrológico mundial.

Objetivo: frenar el cambio climático

Si bien algunos factores actúan como grandes impulsores, en especial el Acuerdo climático mundial de la COP21, sustituto del Protocolo de Kyoto, la evolución hacia una sociedad baja en carbono todavía marcha a paso lento.

Las razones de que su aumento no acabe de ser exponencial de son muy variadas, pero sobre todo obedece al precio más económico de las energías tradicionales.Pero no solo eso. Según explica el co­mi­sario eu­ropeo de Energía y Acción Climática, Miguel Arias Cañete, además de la caída del precio del carbón y del gas, el desarrollo de las renovables queda lastrado por las elevadas inversiones y la sobrecapacidad que algunos países tienen y la falta de interconexiones en Europa para exportar los excedentes.

Las inversiones necesarias, a juicio de Cañete, nos remiten a cifras astronómicas si queremos ajustarnos a lo que demanda el acuerdo global de la COP21. En concreto, las inversiones en energías verdes y eficiencia energética exigirían más de 700.000 mi­llones de euros anuales en el mundo, de los que 20.000 corresponderían a Europa.

Unas cifras muy alejadas de lo previsto, apunta Arias, aunque el próximo arranque del Plan Juncker en el ámbito comunitario podría cambiar el escenario. Y, sea como fuere, no puede negarse que la implantación de las energías renovables es la salida para detener el avance del cambio climático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *