El poder eólico podría cubrir la demanda mundial de energía en 2030

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Satisfacer la demanda mundial de energía que habrá en el 2030 será posible a golpe de turbina eólica, concluye un estudio estadounidense. El potencial existe, tan sólo habría que construir el número de turbinas necesarias.

En principio, el estudio considera que los aerogeneradores podrían instalarse en cualquier lugar, sin tener en cuenta los elementos sociales, ambientales, económicos o climáticos que tantas veces frenan los proyectos de construcción de plantas eólicas.

Por lo tanto, mucho me temo que estas conclusiones sirven, sobre todo, para dar un buen titular, si bien son, al menos, hipotéticamente reales. En fin, sea como fuere, el estudio calcula el máximo teórico de energía eólica que sería capaz de asumir el planeta.

El modelo elaborado por los científicos para hacer estos cálculos consiguen averiguar la exposición de cada aerogenerador a vientos distintos en función del espacio y del tiempo, extrayendo la cantidad de energía eólica necesaria para mantener en funcionamiento las turbinas, así como los efectos de la reducción del viento producida en otros fenómenos climáticos, como las temperaturas, la humedad o la formación de las nubes.

Las conclusiones finales establecen lo que los científicos denominan un punto potencial de saturación de energía eólica, que determina la cantidad de turbinas necesarias para satisfacer la demanda.

Cubrir la demanda media de energía del mundo requeriría generar cerca de 5,75 teravatios y, según el estudio, 4 millones de turbinas de 5 megavatios girando una altura de 100 metros nos podrían dar más de la mitad de esta demanda sin causar problemas climáticos.

En cuando a su distribución, el estudio ubicaría la mitad de esas turbinas en el agua, y el resto en poco más de la mitad del 1 por ciento de la superficie terrestre. Además, también se apunta que se deberían instalar parques eólicos en sitios de fuertes vientos, como el desierto de Gobi, el del Sahara o las praderas americanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *