Empresas japonesas invertirán 1.200 millones de euros en un macro proyecto de energía eólica marina

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Después de la tragedia de Fukushima, Japón ansía caminar hacia las energías limpias, pero su dependencia de la nuclear le tiene atado de pies y manos, al menos en el presente. De cara al futuro, va logrando distanciarse de ella a golpe de leyes que impulsan proyectos como éste, en el que seis importantes empresas del país invertirán en diez años hasta 1.217 millones de euros para construir un parque eólico marino que producirá alrededor de 300.000 kilovatios de electricidad.

Toshiba, Sumimoto Electric, Oyo Construction o Hitachi Zosen son dos de las corporaciones que participarán en este macro proyecto, que pretende instalar un gigantesco parque en alta mar a partir de los informes que aportará la Asociación Japonesa de Meteorología.

En concreto, Toshiba fabricará las turbinas, Hitachi Zosen construirá los pilares sobre los que éstas se asentarán, mientras que Suimoto Electric se ocupará del cableado submarino.

Los plazos previstos contemplan un primer parque piloto en 2015, con una potencia de 7.000 kilovatios, que se pondrá en marcha para evaluar el comportamiento con respecto al viento, la corrosión producida por la sal marina, así como su rentabilidad económica.

Si los resultados de esta primera fase experimental son los esperados, en 2020 comenzará a funcionar el parque entero a pleno rendimiento, cuya ubicación será la ventosa isla de Kyushu, al sur del archipiélago.

La energía generada por este parque vendrá como agua de mayo a las eléctricas del país, actualmente con grandes dificultades de abastecimiento tras el accidente de Fukushima, que ha dejado activos sólo 2 de los 54 reactores que tenía. Este proyecto forma parte de la política del gobierno nipón de apoyo a la energía eólica en alta mar, de la que espera obtener más de 8 millones de kilowatios en 2030.

Actualmente, en el país se construyen más de un centenar de parques fotovoltáicos y una veintena de eólicos como consecuencia del fomento de las energías limpias que promociona una ley que entró en vigor el pasado mes de julio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *