Energía solar de emergencia para el desastre de Japón


Se deberían usar las energías limpias y renovables siempre y en cualquier lugar. Pero la terrible situación que se está produciendo en Japón después del terremoto es una oportunidad para demostrar que su uso es una buena idea desde muchos puntos de vista, no sólo el respeto por el medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.

La compañía Sharp ha ofrecido, en un reciente comunicado de prensa, distribuir sistemas de energía solar independientes en algunas de las zonas afectadas por el terremoto de más difícil acceso, como, por ejemplo, todo el área de Tohoku. Esta región está alejada de núcleos urbanos importantes y sobre un paisaje hostil, así que no será fácil que puedan llegar hasta allí camiones para llevar fuentes de energía como el petróleo, el carbón o el gas. Y es aquí donde entran los dispositivos que se aprovechan una fuente de energía omnipresente como es el sol. De este modo, zonas desoladas por el desastre natural, podrán obtener el mínimo de energía necesario para comenzar la reconstrucción de edificios e infraestructuras, así como para abastecer a la población de servicios mínimos de electricidad. Y, además, sin contaminar el planeta.

Así, las empresas Sharp y Shin-Kobe Electric Machinery Co., Ltd., están preparando conjuntamente doscientos cincuenta sistemas de energía solar para enviarlos a estas zonas afectadas por el terremoto. El Ministerio de Defensa japonés ayuda en este proyecto. Las compañías tienen previsto que estos sistemas fotovoltaicos estén funcionando en los refugios de emergencia a partir del 25 de Marzo.

La empresa Sharp, con la ayuda de Shin-Kobe Electric Machinery y otros socios comerciales, ha diseñado un sistema de energía solar especialmente diseñado para zonas siniestradas. Quizá, a partir de ahora, se pueda usar este tipo de energía renovable cada vez que se produzca una emergencia de este tipo. Una forma de obtener energía de socorro.

El dispositivo es un sistema de energía independiente compuesto por células solares de Sharp y acumuladores eléctricos de Shin-Kobe. La energía generada se puede utilizar para recargar las baterías de teléfonos móviles y otro tipo de dispositivos. Así, en zonas donde la energía eléctrica de la red pública puede tardar semanas en repararse, los ciudadanos tendrán un mínimo de suministro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *