Estados Unidos vuelve a apoyar la energía nuclear

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Últimamente, parece que parte del mundo se puede dividir entre los países que quieren desmantelar las centrales nucleares y los que siguen apostando por ellas. Dentro de este último grupo se encuentra Estados Unidos, que ha aprobado la puesta en marcha de dos reactores nucleares, algo que no ocurría desde hace más de treinta años.

La Comisión de Regulación Nuclear de Estados Unidos, en Washington, dio luz verde a la propuesta tras un largo debate. Se trata de dos reactores que operarán en la central de Vogtle, en el estado de Georgia. El proyecto tendrá un coste estimado de 14.000 millones de dólares y se prevé que comience a funcionar entre 2016 y 2017.

La última vez que la Comisión de Regulación Nuclear (NRC, por sus siglas en inglés) aprobó la construcción de una instalación de este tipo fue en 1978, un año antes del accidente ocurrido en la planta de Three Mile Island, en el estado de Pensilvania. Este accidente alertó a la población de lo que podía suponer un escape radiactivo y, desde entonces, la creación de nuevas centrales en Estados Unidos ha estado vetada.

En todo caso, hay diversidad de opiniones en la NRC. El mismo presidente, Gregory Jaczko, se opuso al proyecto, recordando el desastre nuclear de Fukushima. Jaczko ha señalado que no se habían incluido nuevas medidas de seguridad en el diseño, como una mayor seguridad ante posibles desastres naturales.

El proyecto que se llevará a cabo en Georgia será desarrollado por la compañía eléctrica Southern Company, con sede en Atlanta. Se construirá al sur de la ciudad de Augusta. La NRC ya aprobó en diciembre el diseño del reactor y, mientras esperaba la luz verde definitiva, la empresa empezó a gastarse cientos de millones de dólares en poner los cimientos del sistema de refrigeración cerca de los dos reactores (Vogtle 1 y 2) que operan desde finales de los ochenta del siglo pasado.

Pero lo más importante de esta decisión es que se puede retirar el veto que ha perdurado durante más de treinta años. Las compañías eléctricas de otros estados, como Florida y las dos Carolinas, ya han presentado propuestas basadas, además, en el mismo tipo de reactor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *