Eurosolar lleva la energía limpia a 5.500 familias pobres de Bolivia


El Programa Euro-Solar es una iniciativa impulsada por la Oficina de Cooperación de la Comisión Europea (EuropeAid). El objetivo principal es promover las energías renovables de modo que sirvan de motor para el desarrollo humano de ocho de los países más desfavorecidos de Latinoamérica: Bolivia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Paraguay y Perú.

En Bolivia, el programa Eurosolar ha beneficiado con energía eléctrica híbrida (fotovoltaica y eólica), limpia y renovable, a 5.500 familias de cinco regiones del país. Esta familias no contaban con energía eléctrica en 2008.

Yacks Alcoba, el coordinador del programa Energías Renovables y Programa Eurosolar en Bolivia, señala que las familias beneficiadas se encuentran en las regiones de Chuquisaca, Santa Cruz, Oruro, Potosí y Cochabamba, lugares que no contaban con energía eléctrica y, además (o quizá precisamente por ello), son zonas pobres.

El coste del programa ha sido de 33 millones de bolivianos, financiados en un 80% con financiación para la cooperación y en un 20% con partidas provenientes del Tesoro General de la Nación (TGN) y, también, de los municipios que han recibido las ayudas.

Hay que destacar que el proyecto impulsa la energía renovable, esto es, la que se genera de recursos naturales infinitos: puede ser, por tanto, hidráulica, hidroeléctrica, eólica, fotovoltaica, a partir de biomasa o geotérmica. En el caso de Bolivia, se ha optado por la solar y la eólica.

Seis paneles solares y un aerogenerador

Así, se ha llevado hasta familias desfavorecidas un kit compuesto por seis paneles solares y un aerogenerador, así como baterías de gel y el resto del equipamiento para instalar el sistema energético. Con ello, se consigue la autonomía energética de los beneficiados con el programa sin ningún coste para el medio ambiente.

El sistema se ha instalado en una escuela, aunque se puede utilizar en otros ámbitos, como, por ejemplo, para el saneamiento de tierras. Una ayuda para el desarrollo de las comunidades sin emitir dióxido de carbono (CO2), como ocurre con las tecnologías que dependen de los combustibles fósiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *