La solar es la mejor fuente de energía para comunidades pobres


Después del fracaso de la Cumbre de Durban, los que realmente estén preocupados por los cambios del clima global, y me refiero a empresas, asociaciones y personas particulares, deben cooperar para que el desarrollo de las energías renovables y limpias sea una realidad en todas las partes del mundo. Los países hacen el paripé, celebran reuniones en las que fingen estar muy preocupados por el asunto, pero, a la hora de la verdad, todo se reduce a unas mínimas medidas poco efectivas. En fin, no nos queda otra que apostar por la gente y, en todo caso, por las empresas.

Se calcula que, en todo el mundo, más de 1.200 millones de personas no tienen acceso a electricidad. Precisamente en esas comunidades es donde con más facilidad se pueden desarrollar energías limpias como la solar. Tecnologías avanzadas como pequeños paneles solares que alimenten a un hogar o iluminación LED que harán la vida más fácil a estas comunidades y les beneficiarán en varios sentidos.

Hay que añadir que el coste tanto del carbón como del cobre han aumentado enormemente en los últimos años, por lo que una inversión en energías renovables que les permita hacerse autosuficientes desde el punto de vista energético, en el largo plazo, puede hacer que estas comunidades pobres ahorren mucho dinero. Además, la tecnología solar bajará de precio paulatinamente.

Por otra parte, no se puede esperar que los gobiernos inviertan en redes eléctricas que lleguen a todas las comunidades. Es mejor que cada hogar o cada pequeño pueblo apueste por producir su propia energía. La propia Agencia Internacional de la Energía admite que la mitad de los que no tienen electricidad hoy en día nunca tendrá una red general disponible. En este sentido, el gobierno de la India estima que dos tercios de los hogares del país no tienen acceso a la red eléctrica.

Pero los más pobres también paga por obtener electricidad. Y lo hacen pagando derivados del petróleo. Compran queroseno para poner en funcionamiento generadores eléctricos, cocinas y bombillas. Y pagan mucho. Y van a pagar más. A no ser que se invierta en renovables como la solar. Una oportunidad de negocio, de inversión y de desarrollo de comunidades deprimidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *