Las 10 pruebas del Solar Decathlon Europe


Solar Decathlon Europe es una competición universitaria internacional que tiene como objetivo impulsar la investigación en el desarrollo de viviendas eficientes. Se trata de diseñar y construir casas que consuman la menor cantidad de recursos naturales y produzcan un mínimo de residuos durante su ciclo de vida. Se hace especial hincapié en obtener toda la que sea necesaria a partir del Sol.

Durante la fase final de la competición, cada equipo monta su casa en Madrid, en un recinto abierto al público: la Villa Solar. Allí, pueden ser visitadas. Además, se enfrentan a las diez pruebas (por eso se llama decathlon) que determinarán cuál será la ganadora. Os contamos en qué consisten esas 10 pruebas.

1. Arquitectura. Prueba con jurado. 120 puntos

Se busca un diseño atractivo, que combine espacios confortables y funcionales con tecnologías y estrategias bioclimáticas que reduzcan el consumo energético. Un jurado de arquitectos visita cada una de las casas.

2. Ingeniería y construcción. Prueba con jurado. 80 puntos

Evalúa los sistemas que los equipos participantes han utilizado para construir su vivienda, teniendo en cuenta el diseño, la puesta en obra y la conveniencia de su elección. Según la documentación técnica y la visita a la casa, el jurado analiza sus elementos, desde la estructura del inmueble a sus sistemas solares.

3. Eficiencia energética. Prueba con jurado. 100 puntos

La energía más limpia es la que no se llega a consumir. Así, se prefiere que las casas empleen la mínima cantidad de recursos posible. Se evalúan conceptos como la envolvente térmica del edificio, los sistemas activos y pasivos (soleamiento, ventilación, etc.) de acondicionamiento térmico, la eficiencia de los electrodomésticos, sistemas de control, automatización, etc.

4. Balance de Energía Eléctrica. Medición. 120 puntos

La capacidad de las casas para autoabastecerse de la energía eléctrica que necesitan a lo largo del año. Deberán tener un consumo lo más reducido posible y una producción eléctrica igual o mayor a su consumo. La prueba se divide en tres apartados: la autonomía eléctrica de la casa, la correlación temporal entre generación y consumo, y el consumo por unidad de superficie.

5. Condiciones de bienestar. Medición-realización de tareas. 120 puntos

La capacidad de cada casa para mantener unas condiciones ambientales (temperatura, humedad, acústica, calidad del aire e iluminación) apropiadas para el confort de sus habitantes. La organización instala sensores para la medición.

6. Funcionamiento de la casa. Medición-realización de tareas. 120 puntos

La posibilidad de realizar con normalidad ciertas tareas cotidianas, como el uso de electrodomésticos y equipos electrónicos, la producción de agua caliente o, simplemente, una cena con otros estudiantes de otros equipos. (La exquisitez de la cena no se valora, por el momento.)

7. Comunicación y sensibilización social. Prueba con jurado. 80 puntos

Evalúa la capacidad de los equipos de transmitir al público los conceptos básicos que motivan la competición. Un grupo de expertos estudia el Plan de Comunicación diseñado por cada equipo durante los dos años de elaboración de la casa y realiza el mismo recorrido por la casa que se ofrece al público.

8. Industrialización y viabilidad de mercado. Prueba con jurado. 80 puntos

Se valora si la casa diseñada para la competición se puede trasladar al mercado inmobiliario de forma exitosa. Se tiene en cuenta el atractivo comercial, el precio de producción, la posibilidad de prefabricar partes del edificio y la capacidad de adaptarse a otros modelos de vivienda.

9. Innovación. Prueba con jurado. 80 puntos

Se valoran las soluciones innovadoras, como ideas arquitectónicas al desarrollo de nuevos materiales y sistemas. Los jurados de otras pruebas califican por separado los aspectos innovadores de su área de evaluación.

10. Sostenibilidad. Prueba con jurado. 100 puntos

Analiza el impacto ambiental de la casa a lo largo de su ciclo de vida, es decir, desde la extracción y transformación de sus materiales, su proceso de construcción y su uso, hasta su demolición y reciclaje. Se tienen en cuenta el uso de los recursos naturales, las posibilidades de reutilización y reciclaje, así como, reducción en la generación de residuos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *