Las centrales nucleares españolas acometerán obras de mejora


El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha aprobado el informe final de las pruebas de resistencia a las que se han sometido las centrales nucleares españolas, de acuerdo con lo establecido por la Unión Europea. Antes del 31 de diciembre, el CSN remitirá a la Comisión Europea este informe, un texto resultado del trabajo de más de seis meses, tiempo durante el que catorce países de la Unión Europea con reactores nucleares han evaluado el grado de resistencia de sus instalaciones tras el accidente de Fukushima (Japón).

Una de las conclusiones principales es que no se ha identificado ningún aspecto que suponga una deficiencia relevante en la seguridad de las instalaciones y que pudiera requerir la adopción urgente de actuaciones en las mismas. Los diferentes informes concluyen que se cumplen las bases de diseño y de licencia establecidas para cada instalación. Sin embargo, en todas las centrales se van a realizar obras de mantenimiento.

Así, aunque las comprobaciones y los estudios realizados ponen de manifiesto la existencia de márgenes que aseguran el mantenimiento de las condiciones de seguridad de las centrales, para incrementar aún más la capacidad de respuesta frente a situaciones extremas, los titulares proponen la implantación de mejoras relevantes y el refuerzo de los recursos para hacer frente a emergencias.

En el corto plazo, se implantarán medidas factibles en este periodo y se realizarán la mayor parte de los estudios complementarios. Esta etapa acabará en diciembre de 2012.

En el medio plazo, se incorporará un segundo bloque de modificaciones de diseño, que acabará en 2014. Por último, se completará un programa de mejoras, incluyendo nuevos desarrollos y las modificaciones de diseño que impliquen nuevas construcciones o cambios de los sistemas existentes, todo ello para 2016.

Las seis centrales nucleares que funcionan en España, que suman ocho reactores, tendrán que crear antes de 2016 un centro alternativo de gestión de emergencias dentro de sus instalaciones, pero aislado del exterior. Será una sala de control en caso de accidente y también servirá como refugio para los trabajadores en caos de que la planta sufra un accidente de contaminación nuclear. Fukushima tenía uno de estos edificios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *