Japón cierra la central nuclear de Hamaoka

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Parece que, finalmente, Japón ha aprendido la lección. Un país que se encuentra situado sobre la confluencia de varias placas tectónicas y que, por tanto, tiene enormes posibilidades de sufrir terremotos, no puede arriesgar la vida de sus ciudadanos ni la salud de su medio ambiente dejando que sigan funcionando las centrales nucleares.

Por ello, Japón ha decidido cerrar la central nuclear de Hamaoka, una de las más peligrosas del país debido a que se ubica en una zona donde confluyen tres placas tectónicas, es decir, que se producirá casi con total seguridad algún terremoto tarde o temprano.

La medida se ha tomado meses después de la crisis nuclear en los reactores de la central nuclear de Fukushima, que se espera sean controlados a finales de año. La planta de Hamaoka, que opera la empresa Chubu Electric Power, se localiza en Tokai, en una duna elevada frente a la costa del océano Pacífico y no tiene una barrera natural contra un posible maremoto. Actualmente, sólo tenía en operación dos rectores ya que uno está en revisión y dos más están en vías de desmantelarse.

Es la primera vez que el primer ministro, Naoto Kan, solicita explícitamente que una central nuclear en Japón sea cerrada. Pero tal vez no sea la última. Fukushima ha espoleado al movimiento social en contra de las nucleares. En todo el mundo, pero más que en ningún otro lugar, en Japón. Fukushima ha recordado al mundo entero las terribles consecuencias que puede producir un gran desastre nuclear, un riesgo que la mayoría de los ciudadanos japoneses no están dispuestos a correr. Veremos, pues, qué ocurre con el resto de centrales nucleares japonesas en los próximos años. Y, más a largo plazo, con las centrales nucleares de todo el mundo. Para ello, se debe impulsar más que nunca las fuentes renovables y limpias de energía.

La central nuclear de Hamaoka está situada a doscientos kilómetros al suroeste de Tokio. El 30 de enero de 2009 se apagaron las unidades Hamaoka-1 y Hamaoka-2. Ya en 2007, después de un terremoto ocurrido en alta mar, el presidente del Comité de Coordinación para la Predicción de Terremotos de Japón solicitó el cierre inmediato de esta central nuclear.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *