Hipocresía política: Alemania financia nucleares en Brasil


La hipocresía de los países no tiene límite. Alemania ha decidido prescindir de la energía nuclear. Desmantelará las centrales ubicadas en su territorio de forma paulatina. Sin embargo, ha decidido financiar la construcción de una tercera central atómica en Brasil. Energía nuclear, sí… pero lejos de nuestro territorio.

Por esta causa, algunos activistas de Greenpeace se han manifestado en la embajada alemana en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Los activistas desplegaron una bandera en la que se podía leer: “Alemania: no financies energía nuclear en Brasil”.

En el mes de junio, tras la tragedia nuclear de Fukushima en la que miles de familias tuvieron que ser evacuadas por la radiación que liberó la planta, Alemania anunció un plan para abandonar progresivamente la energía atómica para 2022, al tiempo que se prepara para reemplazarla con energías renovables. Sin embargo, hace días que el país europeo extendió una garantía crediticia a través de la cual invertirá 1.300 millones de euros en la finalización de la central atómica Angra III, lo que supone el 25% del total del proyecto. Esta central nuclear se construirá en el estado de Río de Janeiro, Brasil.

La decisión del gobierno alemán de abandonar la energía atómica es fundamental para alcanzar un futuro más seguro y limpio en su territorio, pero de nada sirve si al mismo tiempo exporta esa tecnología cara y con un riesgo patente a otros países, como en este caso.

Está prevista llevar a cabo una semana de acción promovida por la organización ambientalista alemana Urgewald contra esa garantía de crédito a la planta de Angra III, en la que activistas europeos y latinoamericanos se unieron en su protesta y pidieron una política coherente en cuanto al uso de la energía nuclear. El reto: un futuro global libre de energía atómica y que impulse las renovables.

Argentina y Brasil son los únicos países de Sudamérica que cuentan con reactores nucleares para la generación de energía. Pero también son dos de los que poseen mayor potencial para desarrollar las energías renovables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *