Los ingenieros industriales piden una ley que impulse el autoconsumo de balance neto

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La solución al problema del sistema energético español pasa por el autoconsumo. Así lo cree el Colegio y la Asociación de Ingenieros Industriales (COAIN) y así lo reclama al Gobierno, al que pide que, en la próxima reforma energética, desarrolle una normativa para permitir el autoconsumo de electricidad por balance neto.

Este modelo de autoconsumo, frente al sistema centralizado que funciona en la actualidad, promueve un uso más eficiente de la energía. Los beneficios serían que los consumidores puedan ahorrar directamente en su factura energética y, al mismo tiempo, la mayor eficiencia de la generación distribuida evitaría pérdidas en la red bajo ciertas condiciones.

Pero los beneficios no sólo serían un sistema energético más eficiente. También habría beneficios indirectos, como la creación de empleo y un impulso a la actividad económica. Bueno para el medio ambiente y bueno para una economía tan maltrecha como la española hoy en día.

Además, si la generación de energía se hace a través de fuentes renovables, como es presumible que se haga, se añadirán los beneficios que estas fuentes de energía limpia proporcionan: evitar la importación de combustibles fósiles contaminantes y una disminución de emisiones contaminantes. Por último, también beneficiaría a la población rural.

La fotovoltaica puede ser rentable sin ayudas

La asociación de ingenieros señala que algunas renovables, como la fotovoltaica, han alcanzado unos niveles de costes que les hacen rentables incluso sin ayudas o subvenciones, siempre que se desarrollen a través de instalaciones que permitan el autoconsumo.

El balance neto sería otro paso, que serviría como un modo de transferir los posibles excedentes de energía para recuperarlos más tarde, cuando sea necesario consumirlos. En una vivienda con un sistema fotovoltaico, por ejemplo, los excedentes energéticos producidos al mediodía se podrían consumir por la noche.

En definitiva, todo son ventajas (excepto para unas pocas empresas energéticas que copan el mercado): se ahorra energía y se consume de forma más eficiente, los consumidores podrían reducir su factura energética y se aumentaría la producción de energía limpia en España. Además, los que participen en el suministro de balance neto contribuirían a sufragar los costes fijos del sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *