¿Qué ocurre en invierno con la energía solar?

paneles-energia-solar
Incluso cuando el tiempo no acompaña y los días son nublados, la producción de energía eléctrica fotovoltaica se mantiene estable incluso en invierno. Aunque es cierto que se obtiene más energía de una planta fotovoltaica en época de más calor y luz solar, los meses de invierno también tienen un notable impacto en la producción total de electricidad.

La orientación y la inclinación de los paneles solares son dos de los aspectos más importantes a la hora de la optimización de las horas de luz solar ya que la incisión de esta no es igual a lo largo del año. Se obtiene más energía cuanto más perpendicularmente inciden los rayos de sol. Los rayos de sol no inciden igual en invierno que en verano. Es por ello que, dependiendo de qué meses del año se quieran aprovechar más, hay que escoger una determinada inclinación de los paneles u otra diferente.

Otro aspecto importante en el rendimiento de los paneles es su temperatura a la hora de funcionar. Pese a que pueda parecer contradictorio, los paneles solares funcionan mejor cuanto más bajas sean las temperaturas. Las curvas de rendimiento de los paneles solares suelen tener como referencia 25° C. Cuando las temperaturas son superiores a esa marca, el rendimiento de los paneles es menor. Este bajo rendimiento que tienen los paneles solares en verano o en épocas más calurosas se ve compensado por una mayor y más intensa radiación solar.

energia-solar
La medida que se utiliza para medir la electricidad producida en función de la temperatura exterior se denomina coeficiente de temperatura. Dado que la relación de este coeficiente es inversa (disminuye cuando aumenta la temperatura), el número es negativo. Este número suele venir dado por los fabricantes de los paneles y suele oscilar entre -0,35 %/°C y -0,5 %/°C. Esto quiere decir que cada 10° C de exceso el rendimiento de los paneles desciende entre un 3,5 y un 5%.

En los meses de invierno es conveniente realizar un seguimiento habitual de los paneles para evitar la acumulación de nieve en su superficie. Esto no sucederá si los paneles están lo suficientemente inclinados. Pero, de todos los fenómenos naturales existentes, el más perjudicial para una instalación fotovoltaica es el viento. Si el viento sopla desde detrás, esto puede afectar a la integridad del soporte de los paneles poniendo toda la instalación en peligro. Es por ello por lo que, como se ha mencionado anteriormente, un mantenimiento regular e intensivo de la instalación es muy importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.