Razones para usar la biomasa

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales de España organizó un grupo de trabajo en el marco del 10º Congreso Nacional del Medio Ambiente (CONAMA10) denominado “Situación actual de la biomasa y tendencias de futuro”. Las conclusiones del grupo de trabajo giraron en torno a tres términos: criterios de obligación, de precio y de interés nacional.

La obligación se refiere a los diferentes compromisos energéticos que tendrá que asumir España para el año 2020. Por un lado, el 20% de su producción energética deberá proceder de energías renovables. Por otro lado, habrá que reducir un 10% las emisiones de dióxido de carbono en sectores no sujetos a la compra de derechos de emisión, como lo son el doméstico, el institucional, el transporte, el agrario y ganadero, y los residuos, todo ello por mandato de directivas europeas. Por ello, el grupo ha defendido el valor ambiental de la biomasa forestal ya que no produce emisiones netas de dióxido de carbono.

El precio es otra buena razón para decantarse por la biomasa. Es una energía más barata que las procedentes de combustibles fósiles, como el gas natural o los derivados del petróleo. Según datos de ASEMFO (Asociación Nacional de Empresa Forestales de España), la producción de un kilovatio con gasóleo cuesta 6,8 céntimos de euro, mientras que si se usa pellet (pequeñas porciones de aserrín comprimido, que se puede apreciar en la imagen) el precio es de 3,5 céntimos, mientras que si se usan astillas, el precio es aún más bajo, se sitúa en 2 céntimos el kilovatio.

En cuanto al interés nacional, según los expertos en biomasa forestal, producir energía con biomasa supone un 25% menos de inversión respecto a hacerlo con petróleo, además de que se crean entre cinco y diez puestos de trabajo permanentes. Otra cifra aplastante: con un millón de toneladas de madera que sustituyan al petróleo se pueden generar 4.000 nuevos puestos de trabajo. Así mismo, la biomasa tiene ventajas geoestratégicas, ya que es un recurso propio que no obliga a la importación. Hay que tener en cuenta que, aparte de la madera, se puede usar cáscara de almendra, avellana y hueso de aceituna para generar biomasa.

Hay aún más ventajas si se usa la biomasa en la producción de energía: implica mejorar la gestión de muchos tipos de bosque actualmente abandonados y que están en riesgo de sufrir incendios o plagas, crea empleo en zonas rurales, reduce la dependencia de los combustibles fósiles, así como reduce las emisiones de gases de efecto invernadero.

El mayor problema para el desarrollo de esta tecnología en España es que la mayor parte de la superficie forestal se encuentra en manos privadas y, en muchos casos, son pequeñas propiedades. Además, aunque la producción energética es barata, su tecnología es cara y se requiere una diferente para cada tipo de biomasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *