Reducir el consumo energético en los hoteles


Un hotel se gestiona de una manera muy diferente a una casa familiar, pero eso no siginifica que no se pueda ahorrar energía con un adecuado control de las luces y de los aparatos eléctricos. Para ello, la Organización Mundial del Turismo (OMT) ha creado una herramienta disponible en la red que ha denominado “Soluciones Energéticas para Hoteles”, un proyecto para que los hoteles calculen su consumo de energía, mejoren su gestión y reduzcan sus costes.

El director ejecutivo de la OMT, Zoltan Somogyi, ha sido el encargado de presentar la nueva herramienta. Ha señalado que el turismo es una de las industrias más potentes del mundo y es responsable del 5% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. Por tanto, tiene una gran responsabilidad y debe aumentar la ecoeficiencia para combatir el cambio climático.

Esta herramienta se ha creado después de tres años de experimentación e investigación exhaustiva. Así, la guía práctica electrónica “Soluciones Energéticas para Hoteles” (HES), proporciona a los hoteleros un informe en el que se muestra la utilización de la energía y se recomiendan tecnologías y medidas apropiadas de eficiencia energética y de energía renovable. Establece, así mismo, qué tipo de ahorro en gastos operacionales pueden esperar los hoteles de sus inversiones ecológicas mediante un cálculo del rendimiento de esas inversiones.

La guía práctica se ha puesto a prueba en más de cien propiedades europeas establecidas en cuatro destinos experimentales: Alta Saboya (Francia), Palma de Mallorca (España), Bonn (Alemania) y Strandja (Bulgaria). Los propietarios y directores de hoteles que probaron la herramienta hicieron comentarios muy positivos.

El sector turístico es uno de los principales motores del empleo, millones de trabajadores en todo el mundo, y del desarrollo en el planeta. Contribuye al crecimiento económico y el bienestar local, pero también es responsable del 5% de las emisiones mundiales de CO2, de las que los hoteles y otros tipos de alojamiento representan el 2%. Ésa es la huella que el sector turístico considera prioritario abordar. El objetivo final es aumentar un 20% la eficiencia energética en los pequeños y medianos hoteles, así como incrementar un 10% la utilización de energías renovables. De este modo, crecimiento económico y sostenibilidad pueden ir de la mano. Además, se estaría luchando por la reducción de las consecuencias negativas del cambio climático.

La herramienta “Soluciones Energéticas para Hoteles” se ha creado para los estados miembros de la Unión Europea en el marco de sus políticas energéticas, pero está previsto que el proyecto se extienda en todo el mundo durante los próximos años. De este modo, el proyecto puede beneficiar a los hoteles de todo el mundo, contribuyendo así en mayor medida a la mitigación del cambio climático, al tiempo que ayudará a los hoteles a aumentar sus beneficios económicos.

Consejos para los clientes

Además de la guía práctica que se puede encontrar en la web, hay otros recursos como una “Escuela sobre la energía”, una serie de informes de investigación para comprender mejor las tecnologías de eficiencia energética y de energía renovable y materiales de promoción para que los hoteles realicen una campaña de sensibilización sobre el ahorro de energía enfocada a sus clientes, pues, sin duda, una gran parte del éxito en la reducción de consumo energético depende de buenas prácticas por parte de los propios turistas y usuarios de hoteles.

En realidad, muchos de las medidas para ahorrar energía en los establecimientos hoteleros no difieren mucho de lo que el cliente debe hacer en sus casas. Por ejemplo, apagar las luces siempre que se salga de una habitación. Los sistemas automáticos de iluminación, por otra parte, permiten que el cliente ni siquiera tenga que preocuparse por ese sencillo gesto. Del mismo modo, se recomienda a los clientes que desenchufen por la noche aparatos electrónicos como el móvil, el ordenador o, incluso, el secador de pelo.

Con un uso eficiente de la calefacción y el aire acondicionado también se puede ahorrar mucha energía. Se recomienda mantener una temperatura de entre 24 y 26º C en verano y de menos de 21º C en el invierno. Además de usar de forma inteligente las ventanas para crear corrientes de aire o para impedir que entre calor del exterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *