Repsol busca petróleo en Alaska


El tiempo del petróleo se acaba y hay que aprovechar estos últimos años para exprimir todos los beneficios. La compañía petrolera Repsol YPF sigue buscando nuevos yacimientos para añadir a los 34 descubrimientos que ha hecho en poco más de tres años. Una marca de la que estarán muy orgullosos.

La empresa tiene 362 proyectos exploratorios en marcha en todo el mundo. En uno de ellos, ha cerrado un acuerdo con las compañías estadounidenses 70 & 148 y GMT Exploration para la exploración conjunta de los bloques de estas dos empresas en la región de North Slope, en Alaska (Estados Unidos).

Con este acuerdo, Repsol YPF dispondrá de una participación del 70% en estos bloques de exploración, al tiempo que se compromete a realizar las inversiones necesarias para explorar y comprobar la viabilidad económica de los recursos. La empresa destinará en total 768 millones de dólares (unos 550 millones de euros) a la compra de los bloques y a las actividades de exploración que se realizarán en durante los próximos años. El inicio de las perforaciones se espera para el próximo invierno. Y eso que estamos en crisis.

Ésta es la crisis de Repsol. En 2010, obtuvo de la división Upstream (exploración y producción) un resultado de explotación de 1.473 millones de euros, un 67% más que en el ejercicio anterior, a causa, sobre todo, de la subida del precio del barril de crudo, que aportó más de 600 millones al resultado de la división. Repsol produjo 344.000 barriles al día, un 3,2% más que en 2009. Crisis económica, ahorro energético, energías limpias…

Repsol lleva a cabo una estrategia para incrementar su actividad en países de la OCDE, en otras palabras, en países políticamente estables, alejándose de la situación que se está produciendo en la actualidad en algunos países árabes. Quieren repetir los buenos (?) resultados obtenidos con sus inversiones en el golfo de México. “Exploración de bajo riesgo, en un ambiente estable”, lo denominan sus responsables. Bajo riesgo político, pero alto riesgo de desastre medioambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *