Un centro de datos ecológico de Facebook activa la economía de un pueblo sueco

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Lulea, una ciudad en el norte de Suecia que no pasa de los 50.000 habitantes, a unos 1.000 kilómetros de la capital, Estocolmo. Una ciudad desconocida para la mayor parte del mundo hasta que Facebook la ha colocado en el mapa. La red social va a instalar uno de sus centros de datos allí. Se convertirá en el data center más al norte de todo el mundo.

La localidad es idónea para tal menester por sus bajas temperaturas. Desde que Facebook decidió ubicar allí su centro de datos, la pequeña ciudad ha vivido una auténtica revolución. Sus habitantes lo llaman “el efecto Facebook”, una transformación en su vida diaria, en las costumbres de los ciudadanos, además de un impulso a la economía y a la creación de empleo.

Porque el centro de datos lleva asociado otras empresas, otros negocios. Tres grandes compañías de apoyo y soporte se han establecido en la localidad, generando numerosos puestos de trabajo: EMC, Millestone y Fusion-io.

Pero hay otras cambios, en la Universidad de Tecnología de Lulea nunca antes se habían registrado tantos estudiantes. En la actualidad, hay 17.000 alumnos, un incremento del 18% respecto al año anterior. En el Parque de las Ciencias de Lulea, ahora hay un 25% más de empresas. Es un espacio empresarial se sitúa entre la Universidad y el centro de datos de Facebook. Más de 3.000 personas trabajan en las compañías tecnológicas que se encuentran en dicho parque científico.

Aún hay más beneficios. Los habitantes de Lulea se beneficiarán de una mayor capacidad de tráfico de datos en internet porque se van a construir nuevas infraestructuras en la zona: un proyecto piloto por el que muchos habitantes de la ciudad disfrutarán de una velocidad de 1.000 Mbs.

Por último, hay que contar con que la constructora NCC ha creado una división especial en la ciudad para supervisar la construcción del centro de datos, lo que ha supuesto llevar ingenieros a la ciudad y contratar mano de obra local.

El propio alcalde de la ciudad, Karl Petersen, se muestra entusiasmado y asegura ser un usuario “enganchadísimo” a Facebook. Tiene casi 2.000 amigos en la red social. Se espera que las obras estén finalizadas para 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *