Volvo V60: toda la responsabilidad para el conductor


No nos engañemos. La razón principal por la que los consumidores no eligen un coche eléctrico son sus prestaciones. No son tan rápidos como los de gasolina o los diésel. Y, sobre todo, su autonomía es mucho menor. Los coches híbridos son una buena solución: usan la energía eléctrica cuando van a poca velocidad, que, además, es cuando más contaminan, y el motor propulsado por el combustible fósil cuando se quiere ganar velocidad, en carretera. Otra de las barreras que deben superar los coches eléctricos es que aún no hay tanta variedad de modelos como de gasolina o diésel. Aunque esto se solucionará, lógicamente, con el tiempo.

Para esta época, que se podría llamar de transición de los combustibles fósiles a la electricidad, la empresa Volvo ha pensado en un automóvil que lo ofrezca todo y que sea el usuario el que elija cómo quiere que funcione su coche. Así, el modelo V60 ofrecerá las tres modalidades de coche: a gasolina o diésel, híbrido o completamente eléctrico.

El Volvo V60 es un robusto familiar híbrido que se puede enchufar a la red eléctrica para recargar. De este modo, y con sólo pulsar un botón, permite seleccionar cualquiera de los tres modos de transmisión de energía hacia el coche. El conductor puede ir cambiando entre las tres modalidades incluso mientras el coche se encuentra en marcha.

Si se selecciona el modo Puro, el coche se comporta como un coche completamente eléctrico. En otras palabras, limpio, silencioso y respetuoso con el medio ambiente. Su motor de 70 CV trasnmite la energía a las ruedas traseras, mientras que baterías de iones de litio garantizan una autonomía de 48 kilómetros. La recarga completa de estas baterías dura tres horas. Por tanto, es para usar en trayectos muy cortos cuando uno se ve inmerso en un atasco, la situación en que más se contamina.

El modo Híbrido, por su parte, tiene una autonomía de 200 kilómetros por cada 3,7 litros de combustible consumidos. Así que ya se pueden realizar viajes de una considerable distancia. Por fin, cuando se necesita todo el rendimiento o se quiere recorrer distancias mayores, se puede elegir el modo Potencia, que ofrece, por ejemplo, una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.

Además, por si el conductor duda sobre qué modo escoger, el sistema de navegación incluido en el vehículo recomienda el modo más eficiente para cada momento del viaje. Este prototipo se presentará en el salón del automóvil de Ginebra, aunque Volvo espera comenzar a comercializarlo en 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *