Aeropuertos con energías renovables


Los viajes en avión difícilmente pueden ser considerados verdes (aunque utilicen biocombustibles). Pero sí lo pueden ser los aeropuertos. El aeropuerto de Guacimeta, en la isla española de Lanzarote, es el primero que ha recibido tal distinción, es un aeropuerto verde, en parte, gracias al uso de las energías renovables y limpias.

El aeropuerto de Guacimeta ha instalado placas fotovoltaicas, aerogeneradores y usa calderas de biomasa. AENA (aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) pretende implantar progresivamente este tipo de medidas en todos los aeropuertos. Se trata de usar la energía de forma más eficiente, reduciendo el consumo, y apostar por las renovables.

La aviación, en general, y los aeropuertos, en particular, consumen mucha energía. La Unión Europea, si quiere cumplir el objetivo de cubrir el 20% del consumo de energía con fuentes renovables para el año 2020, debe enfocar sus esfuerzos a este sector: desde los aeropuertos, hasta las agencias de viaje, pasando, claro, por las compañías aéreas.

Ya se está invirtiendo dinero y recursos para reducir la dependencia del sector de los combustibles fósiles. Se exploran nuevas vías para disminuir el consumo de energía y los gastos de funcionamiento. Con ello, además, se reducirán los costes para las empresas.

AENA define un aeropuerto verde como aquel que reduce su consumo de energía y promueve la utilización de energías renovables para reducir la emisión de gases de efecto invernadero. Además, estos aeropuertos tienen que gestionar correctamente sus residuos. Una de las medidas que se pueden llevar a cabo es la implantación de una flota de coches eléctricos para uso interno. En este sentido, ya se están probando diferentes modelos de vehículos eléctricos. Por otra parte, se debe instalar la infraestructura necesaria para la recarga de dichos vehículos.

Cómo ser un aeropuerto verde

Dentro de las propuestas que se han incluido en el proyecto “Aeropuerto verde” para conseguir, a corto plazo, rebajar en un 20% las emisiones de CO2, causantes del cambio climático y el calentamiento global, se encuentran las siguientes.

En las aeronaves:

    – Renovación de equipos móviles de asistencia en tierra.
    – Instalación de indicadores de aproximación visual (PAPI) más eficientes que permiten un ahorro de entre el 21 y 48%.
    – Reducción del tiempo y distancia de rodaje de las aeronaves hacia y desde las puertas de embarque utilizando un solo motor en esos recorridos para ahorrar combustible.
    – Suministro de servicios a las aeronaves mediante equipos retráctiles en la plataforma a través de un sistema de túneles subterráneos.
    – Instalación de iluminación led en las luces aeronáuticas de superficie aprovechando su alto rendimiento y reducido coste de mantenimiento.

En los pasajeros:

    – Control eficiente de la climatización e iluminación.
    – Instalación de placas fotovoltaicas, aerogeneradores y sistemas de climatización geotérmicos.
    – Utilización de iluminación led y sustitución de luminarias por lámparas de bajo consumo y alta eficiencia.
    – Favorecer espacios con luz natural.
    – Sistema de gestión avanzada de aparcamientos, usando sensores y pilotos de señalización con el fin de conseguir un mayor ahorro energético y una reducción del ruido y la contaminación.
    – Sustitución de la flota de vehículos convencional, por otros más eficientes: ya sean coches eléctricos o de gas natural.
    – Materiales o plantas caducas en partes soleadas, de modo que ofrezcan sombra en verano y dejen pasar los rayos de sol en invierno.

Aena Aeropuertos está explorando diferentes avances tecnológicos con el objetivo de mejorar la eficiencia energética. Se trata de reducir los consumos y favorecer la producción de energía con fuentes renovables. Además, hay que promover la colaboración en el desarrollo e implantación de estas medidas con los operadores y concesionarios del aeropuerto, así como con las empresas fabricantes de las tecnologías. Tras evaluar la viabilidad, eficacia y rentabilidad de estas tecnologías, así como de nuevos procedimientos operativos, será imprescindible validar que la puesta en servicio de las diferentes actuaciones garantiza la operatividad y la seguridad del aeropuerto. El aeropuerto de Estocolmo es el primero del mundo que consiguió ser neutro en carbono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *