Anfalum pide garantías en la renovación del alumbrado público

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La Asociación Española de Fabricantes de Iluminación (Anfalum) advierte del riesgo que supone la utilización de productos de dudosa calidad al cambiar el alumbrado exterior para ahorrar en consumo energético, como propone el Plan de Ahorro Energético aprobado por el Gobierno de España.

El peligro que ve la asociación Anfalum es que, el adelanto de la inversión amortizable en un periodo de tiempo, en función de los ahorros conseguidos en el consumo eléctrico (una ventaja puramente económica, adecuada para la época de crisis como la de ahora), no debe significar ahorrar en la calidad de la instalación, sobre todo, en cuanto al material suministrado. Señalan que puede ser peligroso.

Sobre la renovación de la iluminación pública en localidades de menos de doscientos habitantes, esta asociación considera que, al ser ayuntamientos pequeños, no cuentan, en su mayoría, con un departamento de alumbrado y podrían optar por usar productos de dudosa calidad.

En cuanto a los municipios de más de 25.000 habitantes, Anfalum señala que sería positivo fijar cinco años como fecha para la renovación del parque. Además, defiende que se establezca una prioridad en cuanto a las tecnologías, usando aquéllas más eficientes y llevando a cabo criterios de eliminación de productos que concuerden con los objetivos de la Directiva de Ecodiseño.

Anfalum defiende que las empresas que forman parte de la asociación promueven una iluminación inteligente, que se basa en criterios luminotécnicos y de eficiencia energética, buscando siempre la calidad en beneficio de la sociedad y con el máximo respeto al medio ambiente y la sostenibilidad.

En definitiva, modificar y actualizar los alumbrados públicos (y privados, cabría añadir) por parte de empresas que han ofrecido y ofrecen garantías de lo que suministran. Este plan de eficiencia energética no se puede dejar en manos de oportunistas que ofrecen gangas que pueden salir, a la larga, caras. Lo barato sale caro, en ocasiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *