Asesinados en China por protestar por la contaminación


De las minas de carbón se extrae la materia prima energética más contaminante del planeta. Además, quemar carbón para producir energía contribuye enormemente al cambio climático. Pero, en China, si eres un ciudadano preocupado por el medio ambiente y el futuro del planeta es mejor dejarlo pasar y no protestar.

En la extensísima región conocida como Mongolia Interior, en China, un tribunal ha condenado a un minero de carbón a la pena de muerte por matar a un residente que había protestado por la contaminación que estaba produciendo la mina. Es la segunda sentencia de similares características que se produce en semanas. El asunto es complejo porque el sector del carbón es esencial para la economía de la región y el propio Gobierno chino lo impulsa.

En el último caso producido, propio de la crónica negra, Sun Shuning fue declarado culpable de asesinar a Yan Wenlong tras una disputa sobre la contaminación causada por la mina de carbón en la que Sun trabajaba, matando a Wen con una carretilla elevadora. El tribunal que se ha ocupado del caso ha señalado que el acto ha sido totalmente cruel, el delito muy grave y las consecuencias extremadamente malas.

No hace ni un mes que se produjo un crimen parecido. Un pastor de Mongolia, de una tribu nómada de la zona, fue asesinado por haber protestado ante la contaminación que emite la mina de carbón. Este asesinato provocó manifestaciones de los mongoles, una etnia minoritaria en la región, que pedía el respeto por sus derechos y tradiciones.

El Gobierno chino, por su parte, no quiere que la región se desestabilice, pero tampoco quiere cerrar la mina, que impulsa económicamente la zona. Trata de escuchar las reivindicaciones de los manifestantes mongoles, especialmente en lo que se refiere a los impactos negativos sobre las tierras tradicionales de pastoreo. Así, las autoridades han prometido limpiar las partes contaminadas.

Mongolia Interior es la región china de donde más carbón se extrae. De cara al verano, cuando aumenta la demanda de energía, al Gobierno chino no le conviene un conflicto allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *