Avances del MIT en energía solar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


El MIT (Massachuesetts Institute of Technology) es uno de los centros de investigación más importantes y antiguos del mundo. Ya ha cumplido 150 años de apoyo y desarrollo a la ciencia. Entre los sectores que investigan se encuentran las energías renovables.

Durante los últimos meses, sus equipos de investigación han trabajado en varios proyectos de mejora y desarrollo de tecnologías en relación con la energía solar. Cinco de ellos son avances que pueden dar una idea de lo que deparará el futuro en este tipo de energía limpia y renovable.

    Nanotubos de carbono que almacenan energía solar de forma indefinida
    Permiten la transformación y el almacenaje de la energía solar para posteriores usos en forma química, mediante un proceso mucho más sencillo que los actuales. El nuevo material se basa en estructuras de nanotubos de carbono combinados con azobenceno, un compuesto que, además de ser más barato y más fácil de obtener, tiene una mayor capacidad de acumulación de energía (unas 10.000 veces más densidad volumétrica de acumulación de energía). Esto permitirá, en pocos años, utilizar la energía solar cuando realmente sea necesaria y no cuando es producida. Es decir, se podrá usar para encender las bombillas por la noche, cuando el Sol ya se ha ido.

    Impresión de células fotovoltaicas sobre papel, telas y plástico
    Imprimir, de forma sencilla, células fotovoltaicas sobre papel como si se tratase de una fotografía o un simple documento. Se obtiene una hoja de papel que se ve como cualquier otro documento y que solamente incluye una serie de rectángulos de colores impresos en la mayor parte de su superficie. Se pueden imprimir, así mismo, una tela o un envase de plástico. Las nuevas células pueden ser dobladas sin esfuerzo y sin que implique una pérdida en su rendimiento. Además, esta impresión de las células es de bajo coste y son resistentes a la humedad.

    Generación de energía fotovoltaica sin hacer uso de la luz solar
    ¿Magia? No. Se genera la energía gracias a calor. Cualquier fuente de calor puede generar electricidad. El innovador material absorbe el calor y su superficie es capaz de irradiar energía. El dispositivo tiene un gran potencial de desarrollo en el área de la nanotecnología. Se podrán crear dispositivos más pequeños tales como sensores, teléfonos, ordenadores portátiles, etc. Se pueden ver en la imagen.

    Virus modificados que mejoran la eficiencia de las células solares
    Este proceso permite fabricar paneles solares mucho más baratos y un tercio más eficientes que los convencionales. El secreto es un virus modificado genéticamente para fabricar la capa fotosensible que hace que las células solares funcionen. Este virus es capaz de controlar diez nanotubos, mejorando la eficiencia del transporte de electrones.

    Paneles solares transparentes
    De este modo, se podrá aprovechar toda la superficie de una ventana convencional para generar energía, sin que ello interfiera con la posibilidad de ver a través de ella. Se trata de una célula fotovoltaica basada en moléculas orgánicas que aprovechan la energía de la luz infrarroja y permite que la luz pueda pasar. Hasta el momento, los desarrollos en este campo sólo lograban una baja eficiencia (menos del 1% de la radiación solar se convertía en electricidad) o utilizaban elementos que bloquean demasiado el paso de la luz e impedían que un uso práctico para el uso en las ventanas.

Cinco avances tecnológicos que aún no hemos podido ver aplicados, pero que, a buen seguro, marcarán el futuro del sector y mejorarán la calidad de vida de las personas. La energía solar se universalizará y ya no será necesaria una enorme inversión de dinero para aprovechar este tipo de energía. Invertir en este tipo de investigaciones es invertir en el futuro de todos, es invertir en un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *