Echarán agua a un volcán para generar electricidad


Dos empresas especializadas en la generación de energía geotérmica van a desarrollar un proyecto con el que inyectarán 91 millones de litros de agua desde una ladera al interior de un volcán inactivo ubicado en el centro del estado de Oregon, Estados Unidos.

El proyecto trata de probar la eficacia de una nueva tecnología para impulsar el sector de la energía del interior de la Tierra, una fuente de energía limpia, renovable y con mucho camino por delante. Según explican los expertos, con este sistema, el agua regresará a la superficie con rapidez y a temperaturas suficientemente altas como para generar electricidad limpia y barata. Además, se podrá generar energía tanto de día como de noche.

Algunos proyectos que buscan desarrollar la energía geotérmica se han tropezado con problemas técnicos. Por otra parte, algunas personas creen que pueden causar terremotos. A pesar de estos inconvenientes, tanto el Gobierno estadounidense, como empresas cuidadosas con el medio ambiente como Google y otras, además de inversionistas, estudian el mejor modo de desarrollar la generación de energía geotérmica. El proyecto que se llevará a cabo en Oregon tendrá un coste de 43 millones de dólares.

El proyecto contará con la ayuda inestimable del volcán Newberry, situado a unos treinta kilómetros al sur de Bend, Oregon. Dentro del volcán, aunque inactivo, hay acumulada una gran cantidad de calor. La idea es aprovechar ese calor, haciendo circular agua caliente en el sistema y consiguiendo generar electricidad de una manera muy económica.

Si los ingenieros consiguen almacenar suficiente agua caliente o vapor que suba hasta la superficie, podrán hacer girar las turbinas que generen la electricidad. Esto no es nuevo, Pero sí que el proceso se intente en un lugar que cuenta con rocas calientes, pero no con grietas en esas rocas, ni agua para generar vapor.

Los ingenieros han bautizado a esta nueva tecnología como Sistemas Geotérmicos Mejorados. Con la inyección de agua fría dentro de las rocas caliente, se espera producir vapor que llegue a los pozos superficiales, donde se producirá la energía aprovechable por el ser humano.

Este corte hidráulico de las rocas del interior de la Tierra ya se utiliza para liberar gas natural en algunas formaciones rocosas. Es un sistema conocido como fracking, y utiliza fluidos en los que se han disuelto sustancias químicas contaminantes, lo que puede suponer un grave riesgo para el medio ambiente. El otro peligro son los pequeños terremotos que se pueden producir por alterar el estado del interior de la Tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *