Efectos colaterales de la dependencia del petróleo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


La dependencia excesiva de las importaciones de petróleo, aparte de que su uso como combustible perjudica al medio ambiente, puede tener otros efectos cuando se produce una situación de crisis política internacional como la que se está produciendo ahora. Se ha aprobado un embargo económico al reǵimen iraní, por motivos políticos, pero la economía de los países dependientes del petróleo de aquel país, como es el caso de España, se resentirá.

Viajar en coche en España resulta un 60% más caro que hace tres años (en un coche propulsado con derivados del petróleo, se entiende), pero la situación aún puede empeorar. Y así lo ha reconocido el propio ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. España es uno de los países que más se van a sacrificar con el embargo al petróleo iraní que la Unión Europea ha acordado. Es en momentos como éste cuando hay que recordar más que nunca que se deben apoyar las energías renovables y los medios de transportes ecológicos. En definitiva, dar pasos definitivos hacia el autoabastecimiento energético.

España no debe desmarcarse de la política exterior marcada por la Unión Europea. Sin embargo, sí podría haber hecho mucho más (algo que hay que achacar anteriores gobiernos) y debería hacerlo en los próximos años (aviso al actual Gobierno) para reducir la dependencia energética del exterior, en especial, de los países productores de petróleo.

El embargo al petróleo iraní se produce como protesta por los avances en su programa nuclear. Si España lo va a acusar, para Grecia puede ser el golpe de gracia para su maltrecha economía: a dificultades financieras se suma la fuerte dependencia que tiene del crudo iraní. A perro flaco… Y eso que Grecia, como España, tiene potencial para la energía solar, pues recibe muchas horas de Sol al año.

Francia, Alemania y Reino Unido piden una respuesta inmediata y que la sanción entre en vigor a partir del 1 de mayo. España obtiene el 20% de sus importaciones de petróleo de Irán, con Repsol y Cepsa como principales importadores españoles. Estas empresas han señalado que pueden encontrar suministros alternativos en los que llevan trabajando un tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *