Eficiencia energética en el sector de la industria alimentaria


Se habla mucho de la eficiencia energética en los edificios que sirven como vivienda, pero la industria también debe impulsar medidas para ahorrar energía. En el caso concreto de España, además, se convierte en una exigencia económica, ya que los precios de la electricidad para uso industrial superan en un 17% la media comunitaria (datos de 2011).

La industria alimentaria consume el 11% de toda la electricidad destinada para procesos industriales y el 22% del combustible. Es, por otra parte, líder en plantas de cogeneración en la industria española, con 142 centrales funcionando. Pero se pueden y se deben poner en marcha más plantas. En especial, sería interesante impulsar nuevas plantas con una potencia máxima de 1 MW.

Pero, una vez más, la desastrosa política energética del Gobierno de España presidido por Mariano Rajoy, que ha cancelado la moratoria a las primas para este tipo de instalaciones, ha paralizado varios proyectos de inversión.

Cada fábrica y centro de producción tiene sus propias necesidades energéticas, dependiendo de diversos factores, como el tipo de productos que elabora o trata y la estacionalidad de su producción. Entre las que necesitan más energía para llevar a cabo su producción, se encuentran la producción de lácteos, las empresas cárnicas, y los zumos y conservas.

Biomasa, biogás, fotovoltaica


Una de las inversiones en eficiencia energética que se podría destacar es la del Grupo Empresarial Huertas, que ha destinado más de 56.000 euros para plantas de cogeneración y biomasa. El grupo cervecero Damm también ha apostado por las bioenergías y cuenta con dos proyectos de biogás. Mahou-San Miguel está desarrollando su propio plan de eficiencia energética, al que ha destinado más de 19.000 euros.

En cambio, el sector hortofrutícola prefiere instalar cubiertas fotovoltaicas y centrales de cogeneración. El grupo Nufri, por ejemplo, cuenta con más de 6 MW fotovoltaicos y tiene previstas dos plantas de biomasa. El grupo Bonnysa también proyecta dos centrales de cogeneración.

El sector aceitero quiere aprovechar sus subproductos en centrales de cogeneración con biomasa. Por último, dentro del sector cárnico, el Grupo Fuertes trata de mejorar la eficiencia energética en sus instalaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *