El Manchester United en lo más alto de la tabla de la eficiencia energética


La liga inglesa de fútbol, la Premier League, es una de las más seguidas por aficionados de todo el mundo. Se alzará campéon el equipo que más partidos gane. Pero hay otro tipo de liga en el Reino Unido, quizá no tan seguida, que genera mucha menos discusión y polémica, pero mucho más importante: la liga de las empresas más eficientes desde el punto de vista energético.

Hablamos de una lista elaborada por el Carbon Reduction Commitment (CRC) o Comité por la Reducción de Carbono, una organización que asesora y mide la reducción de las emisiones de dióxido de carbono por parte de las empresas que quieran colaborar en la lucha ante el cambio climático. Y, en el Reino Unido, son muchas. La mayoría de las grandes empresas están tratando de reducir su consumo energético. También los clubs de fútbol.

Más del 60% de estas organizaciones han instalado medidores inteligentes o obtenido la acreditación como empresa que cumple con una buena gestión de la energía. En este sentido, la Agencia de Medio Ambiente ha publicado hoy su primera lista de empresas que buscan la eficiencia energética, la liga de la lucha contra el cambio climático (en inglés, Energy Efficiency Performance League Table), en la que están presentes dos mil organizaciones y empresas.

Se mide para elaborar esta lista la forma de manejar y reducir el consumo de energía. Hay todo tipo de empresas, desde los principales supermercados y empresas de distribución, a minoristas, cadenas de restaurantes, departamentos gubernamentales, hospitales, etc. Las empresas con mejores prácticas han sido el equipo de fútbol del Manchester United, CenterParcs, el Departamento de Energía y Cambio Climático (dando ejemplo) y Ofgem, un regulador energético. No sé si el Man United ganará la Premier League, pero ya ha ganado la liga de la eficiencia energética.

En el otro lado de la balanza, más de 800 organizaciones se encuentran en la posición más baja posible, entre otros, el grupo Centrica, Virgin Atlantic, Peugeot, la Sociedad Zoológica de Londres o la compañía Zurich, que, aunque sea por el orden alfabético, ocupan los últimos lugares de la lista.

El Departamento de Energía y Cambio Climático británico quiere que las empresas paguen impuestos basándose en el buen o mal uso de la energía. De este modo, se incitaría al ahorro energético con ayudas a los que lo logren y multas a quienes se desatiendan del asunto. En realidad, sería una forma de ayudar económicamente a las empresas más eficientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *