¿Es posible enviar energía solar desde el espacio a la Tierra?

energia-solar
Las investigaciones en el campo de las energías siguen avanzando. Uno de los últimos ensayos se está centrando en enviar energía solar desde el espacio a la Tierra. Un proceso que puede parecer ciencia ficción, pero que en realidad es posible. Ya se están haciendo ensayos en la Fuerza Área de Estados Unidos (USAF) para poder importar la energía solar desde el espacio.

Los ensayos

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea (AFRL) y el Proyecto de Investigación y Demostraciones Incrementales de Energía Solar Espacial (SSPIDR) de Northrop Grumman han llevado a cabo con éxito los primeros ensayos para enviar la energía solar a la Tierra.

En estos ensayos, se ha empleado una baldosa tipo sándwich que convierte la radiación solar en radiofrecuencia. Un proceso que es fundamental y totalmente necesario para avanzar hacia un sistema de recolección de energía solar a gran escala en el espacio.

Estos ensayos permiten así avanzar en el campo de la energía solar, cuyo aprovechamiento a través de los paneles solares en Tierra se realiza de forma exitosa, aunque todavía hay algunas limitaciones. Entre las más importantes está el hecho de que la radiación solar se debilita al atravesar la atmósfera, así como la generación de los paneles que está limitada a las horas de luz.

energia-solar

Piezas clave

Este ensayo vendría a solucionar estos dos problemas. Y, para ello, ya se han dado algunos pasos. El principal es el azulejo de sándwich que es resultado de la investigación que se está llevando a cabo en este proyecto dentro del que, en 2018, la AFRL concedió a Northrop Grumman un contrato por valor de más de 100 millones de dólares. El objetivo era el desarrollo de un payload para demostrar los componentes clave de un prototipo de sistema de energía solar espacial.

Este azulejo tiene dos capas. Una de ellas es un panel de células fotovoltaicas de alta eficiencia que recogen la radiación solar. Además, proporcionan energía a la segunda capa. Precisamente, esta última –la segunda capa-, está poblada de componentes que permiten la conversión de energía solar en radiofrecuencia y la formación de haces.

Artículos relacionados:

Crean un software con IA para optimizar la energía solar

¿Qué ocurre en invierno con la energía solar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.