Extremadura quiere impulsar la biomasa


El director de la Agencia Extremeña de la Energía (Agenex), Fernando López, ha señalado que dicha Comunidad Autónoma quiere impulsar el uso de la biomasa para producir energía. En este sentido, está celebrando distintas reuniones para llevar a cabo el Plan de la Biomasa de Extremadura, analizado ideas, experiencias y opiniones para resolver los problemas que puedan surgir.

Los estudios indican que Extremadura tiene un alto potencial para desarrollar este tipo de energía renovable: cuenta con más de 600.000 toneladas anuales, que suponen más de 270.000 toneladas equivalentes de petróleo. Esta cantidad significa que puede cubrir con biomasa seis veces más de lo que ahora consume para calefacción con gas y gasóleo.

El principal beneficio que se conseguiría con la sustitución de los combustibles fósiles (ya sea gasóleo o gas) por biomosa sería la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), combatiendo, de ese modo, el calentamiento global. En Badajoz, el potencial es de 274.335 toneladas anuales de biomasa, con un rendimiento de 112.578 tep. Cáceres, por su parte, tiene un potencial de 389.058 toneladas o 159.478 tep.

En cuanto al tipo de biomasa, el mayor potencial lo tienen los residuos de vinaza, con 1.475.237 metros cúbicos, los de tomate (unas 95.000 toneladas sólidas y 967.600 metros cúbicos líquidos), en los mataderos (594.752 metros cúbicos) y almazara (48.870 metros cúbicos).


El Plan de la Biomasa contempla proyectos con una periodicidad, como mínimo, tres años. Se trata de aprovechar la materia prima de la comunidad en el área forestal y en los sectores agrícola o ganadero.

Otras iniciativas irán encaminadas al transporte de la materia prima, a facilitar la instalación de plantas energéticas, a introducir las calderas de biomasa en ciudades y pueblos y a desarrollar y promocionar combustibles como biodiésel.

Exportar energía

En definitiva, el objetivo es facilitar la inversión de las empresas para evitar que se queme masa forestal (pastos, rastrojos) y que, en vez de eso, sea utilizada en las plantas de generación de energía. Con ello, Extremadura incorporaría la biomasa a su mix energético, completando las plantas termosolares y las fotovoltaicas que ya existen o están en construcción.

El consumo eléctrico extremeño está casi cubierto con renovables. Si se logra generar más energía, se podría exportar, lo que beneficiaría a la economía de la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *