Jardines verticales en vez de nucleares

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Japón se ha visto obligado a ahorrar energía tras el desastre nuclear de Fukushima. Ahora es un ejemplo de eficiencia energética. En Tokio, por la noche, hace unos meses, brillaban luces de todos los colores. Era un espectáculo digno de ver, aunque poco responsable con el medio ambiente. En la actualidad, esas luces se apagan. Hay que ahorrar energía. Y tampoco funcionan algunas escaleras mecánicas (eran capaces de instalar este tipo de escaleras para un par de escalones), algunos ascensores o las máquinas expendedoras de bebidas o refrescos (que también están iluminadas).

Las grandes empresas están en la obligación de ahorrar un 15% de energía eléctrica. Todo ello ha ocurrido en verano. Con tales medidas se ha conseguido, según el Instituto de Economía de la Energía de Japón (IEE), una reducción de la demanda eléctrica de hasta el 19% respecto al año anterior. Pero no sólo se ha conseguido apagando las luces y algunos aparatos eléctricos. Se ha recurrido a otros métodos.

Una de las formas más ecológicas de combatir el calor de este verano en Japón ha sido impulsar los jardines verticales. Además, este año ha sido el cuarto verano más caluroso desde 1898. Pero no se podían encender los aparatos de aire acondicionado, había que ahorrar energía.

Así que se ha recurrido a otro método: plantar vegetales en las fachadas de los edificios para crear una cortina de hojas que funcionaba como climatización natural. Se puede conseguir una disminución de la temperatura de hasta 1,5º C. Una de las plantas más usadas para este propósito es el conocido como melón amargo, que puede llegar a bajar entre 2 y 3º grados la temperatura del interior del edificio. Esta planta crece muy rápido y tiene las hojas muy grandes, de modo que es una buena solución para refrescar los edificios. Y, además, puedes usar su fruto como alimento.

La mayoría de los aires acondicionados marcaba una temperatura de 28º C. Algunos ciudadanos, los más propensos a los resfriados de verano, lo han agradecido.

De los 54 reactores nucleares de Japón, ahora sólo hay 11 funcionando. Se puede vivir sin nuclear si se ahorra energía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *