La Casa G, hogar sostenible en la provincia de Buenos Aires

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


En Cañuelas, provincia de Buenos Aires, Argentina, se está construyendo una casa sostenible llamada La Casa G. La idea surgió después de visitar el evento Solar Decathlon Europe. Charly Karamanian, preocupado por el medio ambiente, pensó que el camino que debía seguir era construir un edificio que, aprovechando la energía solar, fuera autosuficiente energéticamente.

La Casa G comenzó a construirse en abril de 2012. Tiene 359 metros cuadrados y más de 125 metros cuadrados de terrazas y galerías. Su impulsor es Charly Karamanian, que vivirá allí cuando esté acabada con su esposa, sus dos hijos y su perro. Karamanian quiere demostrar que una casa de este tipo es económicamente viable.

La letra G que da nombre a la casa es, según cuenta Karamanian, por Green, Gaia y Galileo, tres ejemplos para él: de respeto al medio ambiente, de vínculo con la tierra y de respeto por el planeta. Si todo va bien, se inaugurará en mayo o junio de 2013.

El diseño se basa en criterios bioclimáticos, para que cada ambiente, mediante diferentes técnicas, aproveche las características del clima y la naturaleza. Así, la orientación y el diseño de las habitaciones de las dos plantas se hicieron pensando en la luz solar y la ventilación cruzada.

La casa dispone de aislamiento térmico eficiente en techos, paredes y pisos, aerotermia y suelo radiante sectorizado. La madera utilizada en los pisos cuenta con certificación FSC. El objetivo es lograr una temperatura confortable todo el año y un consumo de energía casi nulo.


La Casa G es sostenible desde la fase de construcción. Los residuos se separan y se reutilizan algunos materiales. Por ejemplo, la madera que sobre de la construcción de los cercos de la obra se reutilizará para la construcción de bancales de la huerta orgánica que habrá en el jardín, así como composteras para separar los residuos cuando la casa esté habitada.

Paneles solares y recolector de agua de lluvia

La casa contará con un sistema fotovoltaico compuesto por quince paneles solares que generarán 3,6 kW, que producirá aproximadamente el 50% de la energía necesaria. Pero, más adelante, se podrán añadir más paneles y cubrir el cien por cien del consumo eléctrico e, incluso, aportar energía a la red. Las luces son de tipo led.

La grifería es de precisión y está provista de difusores y mecanismos para maximizar el ahorro de agua. Además, se reutilizará en lo posible. Las aguas grises (de duchas, lavatorios y lavarropas) se recuperarán para regar y limpiar. Las aguas negras de efluentes, por su parte, serán tratadas en un biodigestor para generar fertilizante. Además, la casa cuenta con un sistema que recolecta el agua de lluvia para usarla en el riego, los inodoros y la limpieza de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *