La tecnología ADS-B permite ahorrar combustible a los aviones


Las nuevas tecnologías permiten reconocer, desde tierra, cada avión que vuela por el aire. A través de la red, es posible. Cualquier persona puede hacerlo. Es legal y no conlleva ninguna complicación. Hay páginas especializadas. De esta forma de puede reconocer cualquier avión que sobrevuele nuestras cabezas.

Pero lo más importante de esta nueva tecnología, denominada ADS-B, es que aumentará la seguridad y la eficiencia energética en el transporte aéreo. Es decir, que permitirá ahorrar combustible. Una tecnología que permitirá ser más respetuosos con el medio ambiente. ADS-B son las siglas para Automatic Dependent Survival Broadcast (Transmisión Automática de Supervivencia Dependiente).

La tecnología ya se ha probado en Europa y en Estados Unidos. La compañía aeronáutica Airbus ha sido una de las que más ha apoyado la nueva iniciativa. Un avión que esté equipado con el sistema ADS-B puede mostrar, por ejemplo, la posición de los aviones que se encuentren cerca en pleno vuelo, así como su ruta, su velocidad y sus datos indentificativos, entre otros. Con estos datos, las rutas podrán ser más directas y el tiempo de espera antes de aterrizar se reducirá. Ambos factores son claves para ahorrar combustible en vuelo.

Esta especie de radar virtual será especialmente útil en zonas donde no existen radares en la superficie terrestre, como, por ejemplo, el océano Atlántico, sobre el que vuelan cientos de aviones cada día entre América y Europa. Hasta ahora, las rutas y la altitud se marcaban de antemano y no se podían variar ante el riesgo de colisión. La separación mínima que marcan las leyes de la aviación es de ochenta millas. Son las llamadas autopistas del cielo.

Además, las rutas sobre el océano se marcan cada día dependiendo de las condiciones meteorológicas. Tanto los vuelos civiles como los militares. En un día de mucho tráfico, aunque no se vean, el cielo está lleno de aviones que van de un lugar a otro.

Todo esto permite al piloto, gracias a otra nueva tecnología que aconseja la altitud para gastar menos combustible, subir o bajar de altitud al instante. Se ha calculado que se puede ahorrar una tonelada de combustible en cada vuelo transatlántico. En el futuro, también se aplicará esta tecnología en los vuelos sobre los continentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *