La Unión Europea podría ser 100% renovable en 2050


Así lo cree la organización WWF. Y lo corrobora con un informe titulado El camino hacia un futuro 100% renovable en Europa, en el que analiza y propone cuál es el camino para alcanzar tan ambicioso objetivo. En la actualidad, la Comisión Europea está empezando a considerar los planes sobre cambio climático y energía para después de 2020 (año en que quiere llegar al famoso 20-20-20).

En una primera fase, la Unión Europea podría reducir en 2030 su consumo de energía en más de un tercio y generar casi la mitad restante con energías renovables. Esto supondría un beneficio económico, ya que reduciría su dependencia respecto a los combustibles fósiles, logrando un ahorro de 573.000 millones de euros. Por otra parte, las emisiones de gases de efecto invernadero se reducirían a la mitad.

WWF ya había presentado un informe similar: The Energy Report: 100% renewable energy by 2050, en el que defendía la posibilidad de un planeta 100% renovable en 2050. Quizá en todo el mundo no es posible (por problemas económicos, sociales y políticos, no porque no sea posible por la tecnología de la que disponemos), pero ¿y en Europa?

Según la organización ambientalista, Europa puede reducir sus emisiones de efecto invernadero generadas por el sector energético en un 50% con respecto a los niveles de 1990.

El camino para salir de la crisis

Los países de Europa luchan por salir de la crisis y los que lo están consiguiendo son los que apuestan por las energías renovables y el ahorro energético. Además, casi ocho de cada diez europeos piensa que hay que luchar contra el cambio climático de modo que impulse la economía y genere empleo. El 70% de los europeos cree que la inversión en energías renovables se debe priorizar en los próximos treinta años. El escenario es, pues, muy favorable para las energía limpias.


Pero, para ello, es necesario un ambicioso paquete de medidas que se deben tomar a partir de 2020. Se obtendrían otros beneficios, como la reducción del gasto sanitario o la creación de hasta 5 millones de puestos de trabajo.

La Comunidad Europa y sus ciudadanos tienen que decidir el sistema energético que regirá a partir de 2020. La Unión Europea tiene un gran potencial para reducir el uso de energía, aprovechando las fuentes renovables, que podrían resultar mucho más baratas y más seguras. Es posible. ¿Aprovecharemos la oportunidad?

En este sentido, España no debe ir a contracorriente en su política energética si no quiere quedar a la cola de Europa y del resto del mundo. La economía perdería competitividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *